En Línea Deportiva, la columna de Pepe Hanan

Pepe Hanan

  • Algo huele mal en el Club Puebla.

Después de la derrota en la última jornada del campeonato a manos de las Águilas del América al son de dos goles por uno, el Puebla queda a expensas del resultado del León vs Xolos del domingo por la noche para saber si se jugará como local el repechaje frente a Chivas o se tendrá que viajar al Estadio Azteca para visitar al Cruz Azul, lo cual, a decir verdad, termina por ser intrascendente debido a que para acceder a la liguilla se tiene que derrotar a quien te pongan enfrente.

La franja de Larcamón ganó 4 partidos, empató 10 y perdió 3 durante el torneo para sumar 22 puntos, lo cual le permite luchar por quedar entre el octavo o noveno lugar de la tabla.

Podemos decir que de acuerdo al plantel con el que cuenta Larcamón y aunado a los problemas y lesiones ampliamente conocidas por la afición, la temporada se puede catalogar como aceptable, con la posibilidad de seguir dando sorpresas durante el repechaje y la liguilla, de darse el caso.

Sin embargo, algo se estuvo moviendo en las últimas semanas con respecto a una posible o supuesta venta del equipo Puebla, lo cual ya es un cuento viejo pues cada año se escucha lo mismo y la verdad es que nada sucede.

Según me platican, se viene una desbandada de jugadores al finalizar la participación del equipo ya sea en repechaje o liguilla, pues con el sello de la casa, lo que vale o puede generar dinero, será desplazado y vendido.

Maxi Araújo, Antony Silva, Emanuel Gularte, Jordi Cortizo y algunos más, estarían siendo tentados para emigrar a otros equipos, además del DT Nicolás Larcamón, quien tendría buenas posibilidades de marcharse al Atlas de Guadalajara, ahora que se formalizó la salida de Diego Cocca, lo cual sería, desde mi punto de vista, una pésima noticia para la afición poblana.

La tarde del sábado un enterado me confió que existía un grupo de una cadena norteamericana que estaba interesado en hacerse de la propiedad del Club Puebla con la intención de dejarlo jugar en la Angelópolis y obvio, en el Estadio Cuauhtémoc, que incluso ya existía un preacuerdo de 48 millones de dólares y que se estaban negociando los derechos de televisión, los cuales se mantendrían con TV Azteca y que parte del pago vendría en la negociación que año con año se realiza con la televisora.

Al parecer, todo estaba caminando hasta que alguien de la FMF metió su cuchara y asesoró a la gente de Salinas Pliego para decirles que estaban regalando la franquicia y que no pidieran menos de 70 millones de dólares, lo cual molestó sobremanera a la empresa norteamericana, por lo que las negociaciones si no están totalmente rotas, sí se encuentran estancadas y con escasas posibilidades de llevarse a cabo.

Aquí lo preocupante es que en caso de que se confirme la salida del DT argentino, quien al parecer está decidido a hacer huesos viejos en México pues incluso su señora espera un bebé poblano y ante la inminente salida de jugadores importantes… ¿Cómo se podría con otro cuerpo técnico mantener el nivel que el equipo lleva mostrando los últimos dos años?

Aquí existen dos situaciones a valorar: la primera es que el equipo, a pesar de Larcamón y sus buenos resultados, no ha logrado tener identidad entre la afición poblana y eso se sabe y se conoce de manera pública, pues la gente que maneja en la ciudad al equipo solo ha venido a hacer dinero y a burlarse de los aficionados poblanos dándoles atole con el dedo y manejándolos a base de mentiras y falsas promesas junto con pésimos tratos.

Y por otra, también es cierto que con Larcamón y su grupo de trabajo se ha logrado una estabilidad deportiva que hace tiempo tampoco se tenía, por lo que a mi parecer, quien sostiene ese equilibrio es el técnico argentino, quien, casi casi, se maneja de manera autónoma al interior del club ante la falta de dueños y liderazgos presentes, es decir, Nicolás Larcamón hace y deshace a su antojo y al menos en Puebla no existe ningún personaje que al menos le levante los ojos o le cuestione algo.

De los directivos o supuestos directivos, el ‘Chompiras’ Jiménez se la pasa acarreando a una bola de vividores, igual que él, al estadio, a cambio de que lo estén alabando y le hagan creer lo que no es, a cambio de las felaciones, botanas y bebidas gratis para 15 ó 20 sujetos en el palco.

Carlos Poblete cobra una quincena por tomarse la foto cuando gana el equipo y tiene menos fuerza adentro del equipo que un ‘Sidral Mundet’ destapado de tres das y el señor Zayas sólo viene eventualmente para ver qué se ofrece en la oficina.

Del pequeño gigante ‘Ro(b)a, se la vive en la ruta de la lujuria con una de las ‘madames’ viajando de Puebla a Mazatlán y a Miami donde se ha establecido el nido de amor y aquí en Puebla el verdadero cómplice, operador de la reventa y demás desórdenes, es el ex empleado del Atlas llamado Serch Flores, quien opera con Doña Eva desde la Cervecería Chapultepec de Sonata todo lo referente a movimientos de dinero, reventa y camisetas para beneficio propio y de su jefe Ro(b)a.

Así es que por todo esto que le platico, la presencia de Larcamón es inevitable para que el barco no termine por hundirse en manos de estos sujetos.

De otra manera, créame que lo peor para el Puebla estaría por venir.

Que el repechaje, sea contra quien sea, arroje un buen resultado para que la dolida afición poblana siga teniendo y manteniendo la ilusión en su equipo.

Corrupción en las Básicas del Puebla.

Me reportan manejos extraños de gente elitista sobre jugadores con perfil elitista en las fuerzas básicas del Puebla, entre ellos muchos de apellidos conocidos de Puebla, güeritos y con perfil económico notable para dar una imagen que ni el mismo club tiene.

Existen testimonios de muchachos que estuvieron en Soccer Academy de Cesáreo Victorino que al provenir de dicha escuela y como no hay relación entre Puebla, Cesáreo Victorino y Manuel Vega, no son aceptados.

Hay pruebas de muchachos con gran nivel que sin justificación y explicación no son aceptados, o quienes intentan ir a las pruebas y por no cumplir con “aspecto agradable, nivel y apellido”, ni siquiera los prueban.

En varias ocasiones, más de 10 padres de familia preguntan ¿a dónde llevo a mi hijo?

Ya que en las Básicas del Puebla cobran hasta $10,000 mensuales para que el hijo se quede a entrenar en la sub 16 sub 18 y sub 20, y si se habla de debutar ahí, se habla de otra cantidad de dinero.

La pregunta, entre otras, es: Manuel Vega… ¿Dónde jugó para dirigir un proyecto que para nada es trasparente? Sólo hay interés económico donde hay gente preparada para llevarlo, así como al hijo de Guillermo Cosio no lo toman en cuenta para poder dirigir, relegándolo a estar de suplente del Puebla femenil.

Incluso hay un manejo totalmente aparte de la directiva, al grado que ni Manuel Jiménez ni Poblete han podido sugerir el que entre algún jugador que sí tiene cualidades, que se quede.

A todo esto, hay que analizar varias cosas: en la primera división, ¿Cuántos vienen de fuerzas básicas, y si hay, no son de esta gestión, por que las actuales sub 18 y sub 20 están en el último lugar?

Interesa más el ingreso a sus bolsas de dinero, que el sacar posibles jugadores para el actual plantel de primera división, al punto de “re-comprar” jugadores salidos del Puebla.

Extraño caso, ¿no?

Aparte, hay manejos y viajes a Europa de Manuel Vega a torneos extraños donde no ha salido un sólo jugador.

Sólo están los que tienen la posibilidad de pagar más y no sobresalir por sus cualidades futbolísticas.

Así el tema.

Nosotros como siempre seguiremos en línea.

Hasta la próxima.

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías