El control médico en el embarazo, tomar ácido fólico, no ingerir medicamentos, ni fumar, ayudarán a evitar muerte gestacional, perinatal y neonatal: Especialista UNITEC

Staff/Rossi

  • Médica Docente de UNITEC, habla de esta problemática en el Día Mundial de la Concienciación sobre la Muerte Gestacional, Perinatal y Neonatal.

Atizapán, Estado de México.- 20 de octubre de 2021.- La Muerte Gestacional, Perinatal y Neonatal, surge por causas de orden multifactorial, que pueden incidir en el desarrollo y en un desenlace fatal y que generalmente se agrupan en cuatro principales: las que atañen al feto, las que afectan a la madre, las que surgen de motivos estructurales en los componentes de la vida intrauterina y, los factores externos, explicó la Dra. Elizabeth Barrera Villanueva, médica docente de la Universidad Tecnológica de México Campus Atizapán.

En entrevista vía telefónica, la Médica Cirujana y Partera, Técnica en Enfermería, Maestra en Administración de Hospitales y Doctora en Salud Pública, habló del recién conmemorado Día Mundial de la Concienciación sobre la Muerte Gestacional, Perinatal y Neonatal (15 de octubre) e hizo un llamado a conocer y evitar todas aquellas situaciones que ayudarán en mayor medida a evitar un evento de este tipo, como ingerir medicamentos y fumar.

“El control médico en el embarazo, el seguimiento del mismo y las sugerencias de consumo de suplementos, ayudarán en gran medida a evitar alguna de estas situaciones que, al final tiene severas consecuencias, no sólo para la mamá, sino para la pareja y para la familia como tal”, explicó la especialista.

Esta efeméride busca rendir un homenaje a las parejas que han sufrido la muerte de su bebé durante el periodo de gestación o una vez que se ha llevado a cabo el nacimiento. Y, por supuesto, también se pretende que los profesionales de la salud estén formados y preparados para atender a los padres que han perdido a un hijo en estas circunstancias.

La Doctora Barrera, quien da clases de Salud Pública en la Licenciatura en Medicina de UNITEC Campus Atizapán, señaló que, lo que conforma el mayor porcentaje de causas de muerte gestacional asociada al producto, son las llamadas en medicina, anomalías congénitas o aberraciones cromosómicas.

Por otro lado, la médica docente, agregó que existe otra clasificación de los trastornos genéticos incompatibles con la vida, los que al final, el cuerpo de la madre y el organismo son tan sabios, que detectan alteraciones orgánicas múltiples, malformaciones craneoencefálicas, que resultan en condiciones incompatibles con la vida y que están relacionadas en gran medida con un evento de muerte gestacional.

Otro trastorno asociado al producto, son los embarazos múltiples, generalmente estos no se ven tan comunes en embarazos gemelares, pero sí cuando hay un embarazo de más de 2 fetos. “La distribución de nutrientes y la circulación se ve afectada en este tipo de embarazos y condiciona de manera directa un desarrollo óptimo de alguno o algunos de los productos”, comentó.

Pasando a los componentes que están asociados a la madre, generalmente están vinculados en mayor proporción a las mujeres de más de 35 años que están cursando su primer embarazo, eso es un factor de riesgo para que tenga mayor probabilidad de presentar un evento de muerte gestacional, perinatal y neonatal. “Una mujer con esta característica de edad, tiene mayor probabilidad de tener una enfermedad crónico degenerativa como diabetes mellitus, hipertensión arterial, que cursan con preeclampsia durante el embarazo y esto genera condiciones que no son viables para los bebés”, indicó.

Un tercer factor, es el orgánico estructural de la vida intrauterina, ¿eso qué quiere decir?, que está vinculado con el útero, la placenta, el cérvix; cuando existe alguna anomalía en estas estructuras anatómicas, también se puede desencadenar una muerte gestacional o perinatal, ya que por cuestiones fisiopatológicas de la madre como: síndrome metabólico, enfermedades endocrinológicas y/o crónico degenerativas, puede propiciar un desprendimiento de placenta, hemorragia intrauterina y muerte gestacional.

Por último, existe el factor del medio ambiente, aquellas mamás que son fumadoras activas o pasivas, consumidoras de medicamentos o sustancias nocivas para la salud; mujeres sin control prenatal hasta el último trimestre del embarazo, claramente tendrán una curva de desarrollo diferente que motiva a un desenlace fatal para el embarazo y la vida del producto y en algunos casos de la madre también.

Por último, en este cuarto factor, se incluyen los eventos traumáticos que pudieran afectar a la madre, como un traumatismo dentro de la cavidad abdominal y, por último, las infecciones, que pueden ser de dos tipos: las que la madre transmite a través de la sangre y cuyos microorganismos atraviesan la Membrana feto-placentaria y llegan hasta el bebé, o las infecciones que pueden darse a través del canal vaginal, las cuales, pueden generar contracciones uterinas, estimulación del cérvix y desencadenar una amenaza de parto pre término que puede terminar en muerte gestacional.

De acuerdo con la docente, hay estudios que determinan que los 35 años es la edad parteaguas como factor de riesgo para una madre, para desarrollar enfermedades relacionadas con muerte gestacional. Como medida de prevención, se invita a las mujeres a llevar medidas como un control prenatal completo desde que saben que están embarazadas, así como la toma de algunos suplementos como principal acción de planificación de embarazo, previo a que este se inicie.

Una vez que se tiene esa planificación, es importante mencionar que el manejo de un embarazo no solamente se lleva a cabo por el médico, sino también interviene el Psicólogo, el Trabajador Social, el Nutriólogo, el Odontólogo, al igual que el Fisioterapeuta. “Obviamente en el estatus final sí es el médico quien atiende el parto, pero todo lo demás que gira alrededor de un desarrollo sano del embarazo tiene que hacerse de manera multidisciplinaria”, dijo.

Finalmente, la doctora Elizabeth Barrera comentó que un Licenciado en Medicina de la UNITEC Campus Atizapán, tiene muchas esferas de acción durante el acompañamiento de un embarazo; en una línea de tiempo, el médico promueve la planificación familiar, detecta factores de riesgo asociados, acompaña en el control prenatal y está presente en el último proceso de atención del parto y en el escenario de que dentro de alguna de estas etapas se presente un evento de muerte gestacional, perinatal o neonatal, debe de estar entrenado en compartir malas noticias, ya que es considerada como una acción crucial en la formación de un médico.

“En UNITEC hacemos simulaciones clínicas de ese tipo, de compartir malas noticias a pacientes y familiares con el objetivo de consolidar las competencias profesionales de un médico como líder en salud dentro de un esquema de atención integral”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *