Carlos Evangelista y Édgar Garmendia, los dueños de la franquicia Morena en Puebla

Debate

Por Roberto Desachy Severino

Mientras el “tecito” Mario Delgado se sigue haciendo pen…en lo referente al partido en Puebla, la franquicia ya tiene dueños y no son otros que los de siempre: Los diputados locales de la fracción “mierista” Carlos Evangelista y Édgar Garmendia, quienes se dan el lujo de dobletear cargo, pese a que los estatutos lo prohíben.

Veamos: El capítulo tercero artículo 8 de los estatutos de Morena es muy claro al señalar que Los órganos de dirección ejecutiva de MORENA no deberán incluir autoridades, funcionarios o integrantes de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial de los municipios, estados y la federación”.

Pero, en los hechos, los dueños de la franquicia del presidente Andrés Manuel López Obrador en Puebla son los flamantes diputados locales plurinominales Carlos Evangelista y Édgar Garmendia, como lo demuestra el hecho de que ¡ya se agandallaron las oficinas del partido en la recta Cholula entronque Zavaleta 1326 Santa Cruz Buenavista CP 72120, Puebla, Puebla!.

De hecho, desde mayo pasado las oficinas del partido funcionan en esa dirección, en Santa Cruz Buenavista, aunque Evangelista y Garmendia no lo han hecho público por alguna razón y, con ello, violan el artículo 13 de los estatutos morenistas, que señala que el partido garantizará la transparencia de su información.

De buenas a primeras, sin decir agua va, este par de gandules decidió mocharle a la sede del partido la parte de arriba para convertirla en su oficina legislativa, que comparten con la tercera integrante de la fracción mierista en la Legislatura de Puebla, Daniela Mier Bañuelos. El asunto es que por sus pistolas se quedaron con la mitad de las instalaciones partidistas, para ahorrarse la renta de su propia casa de gestión.

ARISTÓTELES BELMONT, TÍTERE DE EVANGELISTA

Así, la parte de abajo del edificio de Santa Cruz Buenavista se mantiene como sede de Morena –Puebla, pero la de arriba “pertenece” a Carlos Evangelista, Édgar Garmendia, Daniela Mier Bañuelos e Iván Herrera, quien –al parecer- ya se bajó del barco de la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, para montarse en el de Ignacio Mier Velasco, coordinador de los diputados federales morenistas.

Supuesta sede estatal de Morena en Zavaleta

En lo que se le quitan las lagañas de la cara al sedicente dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, se supone que el partido en Puebla sería encabezado por Aristóteles Belmont, el secretario de Organización que presuntamente es del grupo de Claudia Sheinbaum, pero Evangelista y Garmendia no han permitido que tome posesión: Hay reconciliación al interior de Morena

Y lo peor no es eso, sino que Belmont ya se resignó a ser títere de Carlos Evangelista, el “líder” de la fracción mierista, que ya hasta contrató a dos personas y amaga con jalar a más gente a su servicio. El problema es que, al parecer, los sueldos serían pagados con recursos del partido, no de los cuatro legisladores señalados: Carlos Evangelista, Daniela Mier, Édgar Garmendia y el tránsfugo Iván Herrera.

¡Nadie sabe para quién trabaja!, como lo ratifica el hecho de que la franquicia morenista en Puebla sea usufructuada por Ignacio Mier y sus diputados, mientras el tecito (porque no hace bien ni mal, solo está ahí y ya) Mario Delgado todavía sigue embobado por el 6 de junio y, quizás, hasta cree que él –y no AMLO o los candidatos- fue el que ganó la elección concurrente pasada: Sigue la toma de los comités ejecutivos de Morena en varios estados del país; exigen la salida del dirigente nacional Mario Delgado

FISCALÍA DE PUEBLA: ¿SEVERA INJUSTICIA EN HUAUCHINANGO?

La secretaria de Gobernación y el titular de la FGE, Ana Lucía Hill y Gilberto Higuera Bernal, deberían revisar muy a fondo lo ocurrido con el policía de Huauchinango Juan Andrés Aguilar Castro, quien está en prisión por el homicidio de un menor de edad el pasado 10 de septiembre: Desde Huauchinango: Mandan a prisión al policía municipal que mató a joven de 17 años que quería asaltarlo

Según la Fiscalía General de Puebla, Aguilar Castro habría tenido un arrebato de locura y disparó a matar a la supuesta víctima. Dicho así, efectivamente el primer impulso de cualquiera es exigir que a dicho agente lo refundan en prisión y tiren la llave.

Pero en este caso podría cometerse una grave injusticia, debido a que desde el primer momento se supo que Aguilar Castro solamente se defendió de un intento de asalto, al ser atacado por el jovencito Emanuel Cabrera y su grupo de amigos que quisieron robarle sin saber que se habían equivocado de presa y que Juan Andrés es policía: Desde Huauchinango: Muere menor de edad cuando intentaba asaltar

Aguilar Castro no huyó después de disparar, sino que se quedó sabedor de que solamente se había defendido de un intento de asalto. Si la FGE y Gobernación estatal permiten que se condene a la cárcel a una persona por repeler un asalto, entonces ¿los ciudadanos debemos permitir que nos roben?, ¿ahora los rateros tienen más derechos que las víctimas?.

Como puede verse, es un caso que necesita revisarse a fondo…por el bien de Puebla y los poblanos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *