Marko Cortés, Alito Moreno y los “Chuchos” del PRD…se las volvieron a meter dobladita

Debate

Por Roberto Desachy Severino

“Se las metimos doblada”, fue la campechana manera en que el actual titular del Fondo de Cultura Económica (FCE), paco Ignacio Taibo II festejó la victoria de Andrés Manuel López Obrador y la 4T en las elecciones presidenciales del 2018.

Al ser funcionario público federal, el genial creador del detective Héctor Belascoarán Shayne –uno de mis favoritos- no puede repetir dicha frase, pero es claro que en la elección concurrente e intermedia del pasado domingo AMLO volvió a metérselas ya no doblada, sino completa, a Marko Cortés, Alito Moreno, Jesús Ortega y Jesús Zambrano, los caciques enquistados en el PRD.

Aunque los representantes nacionales del PAN, PRI y PRD traten de crear el mito de que “ganaron” los comicios, lo cierto es que perdieron, a pesar de la alianza, como lo demuestra el hecho de que el presidente priísta, Alejandro Moreno, fue incapaz de heredarle la gubernatura de Campeche a su sobrino, Christian Castro Bello: Campeche: el PREP da como virtual ganadora a la morenista Layda Sansores

Alejandro Moreno

Cierto: Morena perdió la mayoría calificada en la Cámara federal de Diputados y ya no podrá modificar la Constitución, pero ganó 10 de las 15 gubernaturas en disputa y, por mucho, se consolidó como la primera fuerza política del país, a pesar de casi 230 mil defunciones por Covid, los más de 82 mil homicidios dolosos en menos de tres años y la enorme cantidad de empresas cerradas y empleos perdidos: Morena se llevaría 10 gubernaturas; PAN, 3; ve resultados preliminares de los 15 estados

PAN ES TERCERA FUERZA Y EL PRD TIENE EN PELIGRO HASTA SU REGISTRO

El triunfo del PAN en la zona conurbada de Puebla capital es un espejismo. También lo es el hecho de que haya retenido dos de las gubernaturas que ya tenía en sus manos, como Chihuahua y Querétaro, porque ni en alianza con el PRI y PRD logró sumar una más y Morena lo superó en casi el doble de votos respecto a la elección legislativa.

El PREP del INE señala que mientras la 4T obtuvo 6 millones 347 mil sufragios y ganó –sin alianza- 64 curules en la disputa por el poder legislativo federal, el blanquiazul sacó 3 millones 716 mil votos con 33 victorias en distritos: PREP Elecciones Federales 2021

Así que Marko Cortés fracasó, falló de manera miserable en la contienda intermedia del 2021. La única medalla que podría tratar de colgarse en Puebla y la zona conurbada, aunque –como ya se ha señalado – la recuperación de la Angelópolis, las dos Cholulas y demás se dio mucho más por los yerros y divisiones al interior de Morena que por un trabajo político correcto del PAN nacional: ¡Mario Delgado, Carlos Evangelista y Édgar Garmendia lo lograron!: Enterraron a Morena en Puebla

Marko Cortés

CHUCHOS ORTEGA Y ZAMBRANO, LOS ENTERRADORES DEL PRD

Alito Moreno y el PRI tampoco deberían presumir demasiado los resultados del domingo pasado, no solamente porque perdieron Campeche y no ganaron ninguna gubernatura, ni siquiera las que tenían en su poder, como Sinaloa, Sonora, Colima, Tlaxcala. Etc. Además, tuvieron dos veces menos votos y victorias que Morena en los 300 distritos electorales del país (2 millones 638 mil 7 y 11 distritos).

¿Y qué decir de los dueños del PRD, Jesús Ortega y Jesús Zambrano?. Nada bueno, ya que sin coaliciones no podría sobrevivir, perdería el registro, puesto que –solo – no llegó ni al 1 por ciento de la votación nacional total, tampoco ganó distrito alguno al obtener 243 mil 476 sufragios y fue el partido que menor apoyo ciudadano obtuvo en las urnas.

Jesús Ortega

Por si fuera poco, perdieron la gubernatura de Michoacán. En octubre del 2018, el propio Zambrano admitió públicamente la desaparición del PRD y puso el registro a disposición de otras fuerzas y, después de los resultados del domingo pasado, queda claro que los primeros dispuestos en desaparecer al partido del sol azteca son él y su compadre Jesús Ortega: El PRD llegó a su fin, dice Jesús Zambrano

Jesús Zambrano

EDUARDO CASTILLO, EL HOMBRE QUE VENCIÓ A ANTORCHA EN ACATLÁN

Dentro de toda la vorágine que significó la contienda electoral del pasado 6 de junio, no hay que olvidar la figura de Eduardo Castillo López, recuerde bien este nombre, joven estratega que sabe hacer política; un hombre que logró vencer a Antorcha Campesina, por más amenazas y agresiones, y, si logró vencer a esta agrupación, ¿qué más será capaz de hacer, con experiencia y desenvolvimiento político?

Y es que en estos tiempos resulta increíble cómo opera la política actual, los intereses de grupo, no importa si eres rojo, verde, azul, guinda o cualquier color, si no eres afín a los intereses de determinados grupos, más te vale no postularte o hay costos, costos que te los pueden cobrar en estructura, amigos, familia o en tu persona.

Así vivió su campaña de principio a fin el candidato y el hoy, (muy a pesar de los grupos delincuenciales que han querido apoderarse de la mixteca poblana), diputado electo por el distrito 23 de Acatlán de Osorio, Eduardo Castillo López.

Lalo Castillo, como lo conocen familia, amigos y simpatizantes, tuvo que echar mano de coraje y de estrategia para poder realizar campaña en su territorio, un territorio donde ni autoridades, ni ciudadanos, han logrado detener el rencor y la mano conflictiva de Antorcha Campesina, agrupación que ya tiene harta a la población, sobre todo porque por encima de la legalidad y utilizando la fuerza y amenazas, poco a poco se han ido apoderando de diversos sectores no solo en la mixteca, sino en todo el territorio poblano.

Precisamente para Lalo Castillo resultó difícil desarrollar su campaña y, pese a ser un derecho constitucional, el morenista tuvo que considerar distractores que le permitieran a él y a su equipo salir a las calles a pedir el voto, por encima de las amenazas de los antorchistas.

Salidas a las 4:00 de la mañana, retorno a las viviendas tanto del candidato como de su equipo de trabajo, acompañados de una significativa cantidad de personas, evitando así ser víctimas de presuntos atracos que terminaron siendo ataques que les prohibieran continuar con el proselitismo.

Cartas anónimas exigiendo a Lalo que “o dejas la contienda o te atienes a las consecuencias”; dejar el vehículo personal parado en cualquier calle tras observar a distancia que tres o cuatro sujetos con armas largas resguardaban de él, en espera del propietario.

Éstas fueron algunas de las diversas acciones que el grupo de antorchistas de la región mixteca, decidieron emprender de manera constante y por órdenes de su jefe, Nibardo Hernández Sánchez, quien les había mandando la instrucción de bajar al candidato de la Coalición Junto Haremos Historia, ya sea por la buena (es decir, con amenazas), o por la mala (atacándolo o peor  acabando con su vida).

De estos hechos narrativa especial y fe de la realidad de los mismos dan los propios habitantes de Acatlán, quienes en diversos momentos tuvieron que convertirse en vallas humanas de rescate y resguardo del candidato Lalo Castillo, quien en repetidas ocasiones era sujeto a amenazas e incluso realizaba proselitismo con la compañía constante de sujetos con armas largas que no necesariamente estaban cuidando su integridad física, sino que esperaban el menor descuido para darle un susto al abanderado y lograr que abandonara su deseo de representar a los acatecos en el congreso del Estado.

“La gente ya está cansada de esto”, dijo una vecina de la región al terminar uno de los actos proselitistas de Lalo, tras advertir que el cansancio y hastío es en contra de “los antorchos”, quienes no dejan vivir tranquilamente a la comunidad y ahora impiden el proselitismo político de un integrante de la sociedad como lo es Lalo Castillo.

Morena obtuvo el triunfo con todo y amenazas, pero, aun así, el mismo día de la entrega de constancia de mayoría, Nibardo ordenó a sus compañeros antorchistas no permitir el acto y si era necesario, comenzar a amenazar a representantes electorales para que el documento que avala el cargo de diputado local, no le fuera entregado a Lalo Castillo y en su lugar fuera robado y entregado al propio Nibardo.

Al final todo salió como se debía y en estricto apego a la ley, pero frente a tanta impunidad, es urgente la necesidad de meter en orden a esta clase de agrupaciones delincuenciales que lo único que ocasionan es zozobra, descontento, inseguridad, miedo y malestar entre la sociedad poblana.

Lalo Castillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *