Popocatépetl registra 29 exhalaciones; semáforo se mantiene en amarillo fase 2: Cenapred

Aristegui Noticias

A finales de enero, científicos de la UNAM advirtieron que si bien las exhalaciones del Popocatépetl pueden ser espectaculares, no ponen en riesgo a la población.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) informó este sábado que los sistemas de monitoreo del volcán Popocatépetl identificaron durante las últimas 24 horas 29 exhalaciones y 201 minutos de tremor (vibraciones volcánicas), acompañadas por emisiones de vapor de agua, gases volcánicos y ligeras cantidades de ceniza.

Adicionalmente, se registró una explosión menor a las 20:23 horas, la cual no se pudo observar por las condiciones climáticas de la zona. Durante la noche se presentó una leve emisión de vapor y gas, con dirección sureste.

El Cenapred mantiene su exhorto de no acercarse al volcán y sobre todo al cráter, por el peligro que implica la caída de fragmentos. En caso de lluvias fuertes, recomienda alejarse de los fondos de barrancas por el peligro de flujos de lodo y escombro.

También recomienda no hacer caso a rumores y estar atentos a la información que emita la Coordinación Nacional de Protección Civil por sus canales y cuentas oficiales.

El semáforo de alerta volcánica se mantiene en amarillo fase 2. Los escenarios previstos para esta fase son:

1. Que continúe la actividad explosiva de escala baja a intermedia.

2. Lluvias de ceniza leves a moderadas en poblaciones cercanas.

3. Posibilidad de flujos piroclásticos y flujos de lodo de corto alcance.

 

En los últimos días el volcán Popocatépetl ha sido noticia por las nevadas que lo han cubierto de blanco y por las exhalaciones que se han podido observar.

A finales de enero, científicos del Instituto de Geofísica (IGF) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señalaron que la actividad reciente del volcán Popocatépetl está dentro de los parámetros observados anteriormente, razón por la cual por el momento no hay de qué preocuparse; sin embargo, la población debe mantenerse atenta a la información que emiten las autoridades.

“Hay que tomar en cuenta que vivimos en un país volcánicamente activo y que mientras más conozcamos de este y otros fenómenos, como los sismos, tendremos mejor capacidad de protegernos y saber qué hacer”, indicaron.

Comentaron que mientras los parámetros que se observaron en el pasado no cambien ahora, hay confianza de que “Don Goyo” no hará algo más de lo que ya hemos visto: emitir ceniza o explosiones que, aunque pueden ser espectaculares, no ponen en riesgo a la población.

El director del Instituto de Geofísica, Hugo Delgado Granados, explicó: “Desde hace un par de años el coloso cambió su actividad, de manera que ya no construye domos de lava, o los produce ocasionalmente y pequeños. Ahora, la mayor parte de su actividad se centra en la expulsión de fragmentos (que de noche lucen impresionantes, por ser material incandescente), pero eso es parte de su actividad normal”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *