En Línea Deportiva, la columna de Pepe Hanan

Por Pepe Hanan

  • Más calidad, pero menos hambre

El Puebla de la franja ya en instancias de semifinales, situación que no sucedía desde hace doce años cuando de la mano del Chelís se llegó a ese punto, cayendo de manera dramática en CU frente a Pumas de la UNAM.

Cuando se llega a estos niveles de competencia, ya lo que se hizo con anterioridad queda de lado, es cierto que la franja de Larcamón logró el tercer puesto general sólo por detrás de Cruz Azul y América y que pase lo que pase, lo logrado nadie se los puede quitar.

Sin embargo, ahora se tiene la posibilidad real de lograr el campeonato por complicado que parezca, sería cosa de solventar la próxima serie donde se va a encontrar, sea quien sea el rival, con escuadras más poderosas en calidad de jugadores, nóminas más caras, nombres más reconocidos, etc.

Todos estos equipos: América, Monterrey, Santos y Cruz Azul, son superiores en cuanto a calidad y nombres, pero no en algo que es fundamental para el logro de los objetivos, que es el ‘hambre de triunfo’, esa hambre que Larcamón logró infundirles a sus dirigidos y que ahora los tiene cerca de la final.

Unión de grupo, compromiso, solidaridad y cualquier cantidad de adjetivos positivos que podríamos sumarle a esta primera temporada de Larcamón en México, la cual se debe aprovechar al máximo, pues se ve difícil volver a lograr los mismos resultados en un futuro cercano.

Sucedió el viernes pasado y ese simple hecho dejó constancia de que la televisora apostó todo para que la escuadra camotera siguiera avanzando y de paso dando al traste con posibles rumores de amaño de partidos; llegó el dinero ofrecido por calificar a la liguilla entre los primeros cuatro; le coment que el dinero se esperaba desde antes del partido en Guadalajara frente al Atlas y no llegó, lo que generó un poco de incertidumbre al interior del grupo, sin embargo, no perdieron la fe en lo que Benjamín Salinas les había ofrecido a través del capitán Javier Salas, finalmente el dinero arribó y en ese momento se sintió que el Puebla derrotaría al Atlas, tal y como sucedió.

A quién enfrentar? Me parece que ya es lo de menos, este Puebla está para jugarle y ganarle a cualquiera, obviamente que una serie frente al América sería sensacional por la rivalidad de años entre estas dos escuadras, pero también puede ser Monterrey, a quienes ya se les eliminó el torneo pasado, o el Santos, para ejecutar a los dos equipos de grupo Orlegi, dueños hoy por hoy del fútbol mexicano.

Lo que sí es un hecho es que se sigue manejando mal la información y estas fugas pueden generar problemas al interior del club.

El sábado a los pocos minutos de terminado el encuentro frente al Atlas, se dio a conocer de manera formal que Santiago Ormeño había pasado a las filas del León en 2.5 millones de dólares para él próximo torneo.

Situación que seguramente será benéfica para el jugador y qué bueno por él, pero qué necesidad de formalizar lo que ya era un rumor constante, a horas de jugar la semifinal.

Sabemos de antemano que pase lo que pase el equipo va a sufrir algunas bajas importantes para el próximo torneo como es el caso de Salvador Reyes quien también se dice ya está para irse al América, o el caso de Fernández, Tabó, Salas y algunos más que según acuerdo estarían por partir.

Insisto: qué bueno para ellos si van a mejorar, pero, para qué lo anuncian en plena competencia? Al menos hay que cuidar las formas.

Al final, los únicos perjudicados como siempre serán los aficionados que con tanta ilusión viven el actual momento del equipo camotero.

Por lo pronto, a esperar rival de semifinales y ver si se jugará en Puebla el Miércoles o Jueves contra el América o hasta Sábado o Domingo contra Monterrey o Santos lo cual dependerá de los resultados que se hayan dado el domingo por la noche.

A mi parecer y por el desarrollo y la actuación del equipo camotero, me parece que sucederá lo que todos deseamos, que no es otra cosa que el arribo a la final del fútbol mexicano.

Nosotros como siempre seguiremos en línea.

Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *