Gabriel Biestro y Francisco Romero Serrano, la embestida inútil

Debate

Roberto Desachy Severino

Desde diciembre del 2019, en este mismo espacio, se lanzó la alerta de que el presidente del Congreso local, Gabriel Biestro Medinilla, incurría en un grave error al atacar al rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, sin pruebas reales, concretas de que en su gestión hubiera anomalías financieras, luego de que la primera acción de Francisco Romero Serrano como Auditor Superior del Estado (ASE) fue tratar de meterse a la universidad con el pretexto de una presunta “auditoría preventiva”.

Alfonso Esparza Ortiz

Tal vez lo hizo porque -en su loca e irreflexiva carrera por la candidatura de Morena a la alcaldía de Puebla- Biestro Medinilla vio a Esparza Ortiz como un adversario más, pese a que el rector nunca mandó señales puntuales de que le interesara buscar un puesto político: Gabriel Biestro ataca a la BUAP

Gabriel Biestro

Pero la embestida del representante del poder Legislativo local y su principal arma jurídico-política, la ASE, fue brutal al incluir acusaciones –que hoy se confirmaron infundadas- de “chantaje” y supuestas irregularidades en la administración de la máxima casa de estudios: ASE multa a la BUAP con 8 mil pesos por negarse a revisión extraordinaria, acusó Romero Serrano

Ahora, una vez que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) dictaminó que, hasta el último ejercicio fiscal analizado, el 2019, la BUAP no incurrió en transgresión alguna, también echó por tierra las denuncias de Romero Serrano contra Alfonso Esparza y la administración central universitaria: BUAP, Universidad Autónoma de Guerrero y la UASLP, las únicas universidades públicas del país sin observaciones de la Auditoría Superior de la Federación

LAS SECUELAS DE LA FALLIDA CRUZADA CONTRA LA BUAP

Y en enero del año pasado, también, se señaló que representaba un grave yerro de Gabriel Biestro y Romero Serrano atacar a la universidad más importante del estado, entre otras razones, porque no le generaría ningún beneficio personal o político y –por el contrario- atraería la animadversión de un sector mayoritario de los universitarios: Vídeos desde Puebla: Atacar a la BUAP, otro grave error de Gabriel Biestro y Francisco Romero Serrano

Romero Serrano

Hoy que la ASF avaló la administración de Esparza Ortiz al frente de la BUAP y que (a diferencia de sus antecesores inmediatos Alfonso Vélez Pliego, Samuel Malpica Uribe, Enrique Doger Guerrero y Enrique Agüera) reiteró que permanecerá al frente de la institución y no buscará ningún puesto político, los ataques en su contra se revierten hacia quienes los lanzaron, porque Biestro Medinilla ya tiene el proceso electoral encima y difícilmente logrará el respaldo de la mayoría de una comunidad politizada, crítica y activa, como la universitaria:Mi compromiso es con la BUAP, me quedaré en la Rectoría hasta que culmine mi periodo: Alfonso Esparza Ortiz

La embestida del Congreso y la ASE cayó tan mal en la universidad, que ni siquiera logró el cobijo del grupo encabezado por Francisco Vélez Pliego, director del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSH), caracterizado desde siempre por su tendencia contraria a la rectoría y que, en esta ocasión, no dudó en cerrar filas con Alfonso Esparza en defensa de la autonomía universitaria: Aprueba Consejo Universitario Segundo Informe de Labores y respalda la gestión del Rector Alfonso Esparza Ortiz.

A punto de irse a una precampaña por la candidatura morenista en Puebla capital, cuyo resultado le es doblemente incierto al interior y exterior del partido, Biestro Medinilla y su grupo (Romero Serrano, Nora Escamilla, Romero Garci Crespo, etc) no supieron ¿o quisieron? más que granjearse detractores y adversarios. Así es muy difícil ganar una elección.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *