El día que entrevisté a Luis Eduardo Aute

El Confesionario
Por: Ray Zubiri

Aquel día llegó a la cabina del programa de radio este ídolo de muchos, ¿Por qué? ¿Quién no ha escuchado sus canciones en algún momento de su vida?

Hoy les cuento no lo que me dijo en la entrevista sino más bien todo lo que pasó en los cortes comerciales, lo cual a veces termina siendo más interesante que lo que sale al aire.

Con 72 años, en ese momento el compositor, cantante, poeta y director de cine estaba a unos días de cumplir medio siglo en el mundo de la música con un concierto que ofreció en el coloso de Reforma o bueno como muchos lo conocen el Auditorio Nacional de México al que acudieron unas 9.000 personas. Fueron meses de mucho trabajo, en marzo salió a la venta Sexto animal, la sexta entrega de las “Poemigas” de Aute, que es un libro con más de 250 poemas y piezas divididas por capítulos que repasan su trayectoria desde su nacimiento, el 13 de septiembre de 1943, hasta horas antes de ese recital con el que conmemoró sus 50 años en la música.

Durante la charla hablamos de lo difícil que es el camino de la música, pero sobre todo el de ser artista a lo que él me respondió; “yo mismo me pregunto ¿50 años ya?, fue un noviembre de 1976 cuando grababa mi primer disco. Me recuerdo yendo a grabar a aquellos estudios, en Delicias, llovía… Grabé cuatro canciones que salieron en enero. Me insistían, yo no quería grabar, yo pensaba que haría esas canciones, y ya. No tenía la más mínima intención de meterme en esto y sigo sin tenerla. Me gusta fabricar canciones. Yo he hecho otras cosas esto de los conciertos es un poco aleatorio no me considero cantante ni cantautor” decía mientras dibujaba sobre un disco que tenía en la mesa.

En esta charla particularmente quería preguntarle sobre la canción Sin Tu Latido que aunque ya había escuchado la historia de cómo la había escrito yo quería que el mismo me lo dijera; y precisamente se acomodó suspiro y dijo; “la canción la escribí al poco tiempo de morir una amiga con quien tuve una relación tiempo atrás, la relación no acabó bien, lamenté que acabara de esa manera y luego falleció. Eso fue una doble muerte, fue un tiempo que me dolió mucho no haber podido recuperar esa relación antes de que ella se fuera.”

Y de ahí vino entre corte comercial y corte comercial el cuestionarse sobre el amor: “en la vida solo en los momentos en los que el espíritu y el cuerpo del ser humano experimentan esa categoría humana el enamoramiento, todo cobra sentido: no hay ningún problema, desaparecen, es un estado que trasciende la supuesta realidad. El enamoramiento da sentido a la vida e incluso más allá, hay quien ha dicho que en el momento del orgasmo entiende la existencia de Dios. Con el amor llega la armonía del entorno y del mundo en el que se vive” y remato diciendo, “la gente hoy no se enamora, cada vez hay menos corazón, casi nadie se enamora hacen aeróbicos de genitales.”

Aute aseguraba no escribía canciones para vender, “escribo canciones porque me apetece en un momento determinado contar algo, expresar algo: un delito, una queja, lo que fuera. Para mí escribir canciones es vivir, dibujar, pintar; para mí las actividades en las que me expreso son formas de vivir, para mí mis actividades no la considero trabajo, sino otra manera de vivir” decía el trovador.

Le cuestione sobre que él siempre ha sido libre y me dijo; “lo peor que se puede perder es el tiempo y a mí esto sí me empieza a agobiar. La falta de tiempo. Evidentemente, me queda menos para palmar. Entonces, tengo una cierta ansiedad y una cierta urgencia por hacer cosas que no he podido hacer antes. Me ha entrado como una cierta prisa. En ese sentido, me queda esa energía de querer hacer; no tengo ninguna sensación de lo que he hecho ahí está y ahora quiero jubilarme. No, al contrario. Tengo cada vez más ansiedad por aprovechar el tiempo, por eso prácticamente no salgo, quiero tiempo útil. Leer lo que aún no he leído, ver, pintar, pensar, imaginar.”

Esta entrevista fue justamente 18 de Noviembre 2015 meses antes de que Luis Eduardo Aute sufriera un infarto y entrara en coma.

El español falleció a los 76 años de edad en un hospital de Madrid, tres años y medio después de sufrir un infarto que le dejó secuelas insuperables, su legado musical es reconocido en todo el mundo.

A la memoria de Luis Eduardo Aute. Q.E.P.D

¡Hasta la próxima!

¡Besos en su boca…del estómago!

¡Escúchenme de lunes a viernes de 11 a 12 horas en La Farándula con Ray Zubiri en el 96.1 FM y escríbanme a rayzubiri@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *