El legado de Selena Quintanilla a 25 años de su trágica muerte

MILENIO

Hace 25 años, Selena Quintanilla subió al escenario del Astrodome en Houston, Texas enfundada en un traje morado de pantalón acampanado para dejar atónito a un público de más de 60 mil personas. Nadie imaginaría que sería el último concierto de laReina del Tex-Mex, pues un mes después la estrella tejana de 23 años perdería la vida a manos de la presidenta de su club de fans y administradora de sus boutiques, Yolanda Saldívar.

La joven cantante se convirtió en un ícono tras abrirse paso en una industria musical que se había olvidado de la presencia latina en Estados Unidos. Desde los nueve años, Selena mostró la valentía para superar las críticas y remar contra corriente para incursionar dentro de un género musical dominado por los hombres que brindaba nulas oportunidades a las mujeres latinas.

Un talento innato

Selena tenía talento para el canto y el baile, al igual que sus hermanos A.B (Abraham III) y Suzette, pues su padre el músico Abraham Quintanilla había heredado a sus hijos la pasión por la música y trató de que desarrollaran un talento que él consideraba innato. Poco más de una década atrás, su padre fue el vocalista de la banda Los Dinos, la cual a pesar de dominar los ritmos latinos no obtuvo fama.

Los Quintanilla confiaban ciegamente en los negocios en familia, y juntos abrieron el restaurante de comida mexicana Papa Gayo’s, con el que además buscaron impulsar la carrera musical de Selena y Los Dinos. Sin embargo, la crisis económica fue un duro golpe para ellos, tuvieron que cerrar y mudarse a Corpus Christi.

El inicio del éxito

La música pasó de ser un pasatiempo a convertirse en el sustento de la familia. La banda comenzó a tocar en bodas y ferias. Al poco tiempo, Abraham Quintanilla reparó un autobús para recorrer las rutas tejanas y promocionar a Selena y Los Dinos. Prácticamente vivían en el camión, ahí elaboraban el vestuario y ensayaban para las próximas presentaciones.

Fue su participación en el programa de Jhonny Canales lo que les dio mayor popularidad, el cantante se convirtió en un referente de la carrera de Selena al darles la oportunidad de presentarse en la pantalla chica. En cuestión de meses, Los Dinos habían cruzado la frontera y llegado a México, donde se hicieron de un público fiel y dispuesto a seguir sus pasos.

Amor y triunfos
A principios de la década de los ochenta, Chris Pérez, un guitarrista de heavy metal, se integra al grupo e inicia una relación con Selena. Aunque, su padre se opuso en un principio porque no confiaba en las intenciones del joven, al final la Reina del Tex-Mex decidió casarse en secreto con el músico.

Para llegar a la cima del éxito, la familia Quintanilla tuvo que abrirse camino en el mercado mundial y lo lograron gracias a un estilo que combinaba sus influencias latinoamericanas con las neoyorkinas. Sus canciones mezclan los ritmos centroamericanos (salsa, cumbia) con géneros como el R&B y el funk.

En 1994, su álbum discográfico Selena Live! se llevó el Grammy al Mejor álbum de música mexicano-estadunidense, este premio catapultaría la carrera de Selena a nivel internacional. Comenzaría a grabar un disco en inglés, pero la mañana del 31 de marzo de 1995, el mundo de la música tendría que despedirse de la Reina del Tex-Mex.

Miles de fanáticos dieron un último adiós a Selena Quintanilla, quien ha dejado un legado para la eternidad que traspasa fronteras y generaciones. Ella surcó el camino para los músicos latinos en la industria musical a nivel internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *