Gabriel Biestro ataca a la BUAP

Roberto Desachy Severino

Quizás no lo sepa por no haber nacido en Puebla, sino de la Ciudad de México y tampoco estudiar en la Máxima Casa de Estudios de Puebla, pero diversos grupos (tanto allegados como críticos del rector Alfonso Esparza Ortiz) al interior de la BUAP se aprestan a defender la autonomía universitaria luego del ataque del Estado orquestado por el Congreso local y su presidente, Gabriel Biestro Medinilla, quien ordenó dos auditorías a la universidad ¡en menos de un año!.

Gabriel Biestro

Y el problema no son en absoluto las auditorías; “que revisen lo que quieran”, señalan fuentes confiables de la BUAP, sino el hecho de que la primera acción de Francisco Romero Serrano como titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE) fue mandar a sus empleados a la universidad con malas formas, sin notificación ni el cumplimiento de los mínimos protocolos en el ejercicio de gobierno: Convoca el Rector Alfonso Esparza a trabajar en armonía y defender la autonomía universitaria.

Francisco Romero

Al parecer, alguien le dijo a Gabriel Biestro Medinilla que atacar a la BUAP es una “estupenda” manera de fortalecer sus aspiraciones de ser candidato de Morena a la presidencia municipal de Puebla. Porque agredir al rector, Alfonso Esparza Ortiz, electo de manera legitima y legal implica un ataque directo a la universidad, ya que se intenta socavar a la autoridad elegida por el voto de la comunidad universitaria.

El presidente del Congreso local no conoce Puebla, por ende, ignora que el prestigio y la buena imagen pública de la que goza la universidad a nivel estatal y nacional tomó muchos años de disciplina, esfuerzo y trabajo: Subsecretario federal de la SEP externa nuevo reconocimiento al rector Alfonso Esparza.

PERSECUCIÓN CONTRA LA BUAP, RETORNO AL PASADO

Tal vez, Biestro Medinilla y quienes le dan cuerda desean el retorno de los años 70s y 80s, cuando los empresarios que querían contratar personal difundían en sus anuncios la vergonzosa y humillante leyenda de “egresados de la BUAP, abstenerse” en un abierto rechazo a contratar a los estudiantes de la Máxima Casa de Estudios.

Hoy, la institución cuenta con finanzas sanas y estables, a diferencia, por ejemplo, de la lastimada Universidad Veracruzana, a la que el ex gobernador Javier Duarte esquilmó recursos hasta dejarla en quiebra en un vergonzoso hecho que el titular del Poder Legislativo poblano debería conocer muy bien, ya que se supone que él estudió en la Universidad de Xalapa y, en teoría, tendría que estar al tanto del entorno académico: Presupuesto federal 2020: Las universidades e instituciones públicas de educación superior del país mandan señales de alerta

La persecución, el discurso de odio, la polarización, las guerras no favorecieron a Puebla, al Estado, a los universitarios y a nadie en las décadas pasadas. Por lo mismo, en esta navidad, alguien debería regalarle a Biestro Medinilla un libro sobre la historia de la entidad y su Máxima Casa de Estudios.

BIESTRO VIOLÓ LAS REGLAS DEL JUEGO: HÉCTOR ALONSO GRANADOS

Como si los políticos y/o los poderes públicos en Puebla y el país necesitarán aumentar su bien ganado desprestigio social, la semana pasada el Congreso local volvió a dar motivos de vergüenza ajena, cuando su presidente, Gabriel Biestro Medinilla, intentó cerrar las puertas al diputado Héctor Alonso Granados y se suscitará una penosa trifulca.

Héctor Alonso

Entrevistado, Alonso Granados relató que el jueves pasado llegó a las instalaciones del Poder Legislativo acompañado de un grupo de personas opuestas a las modificaciones a la Ley del Agua, cuando los de vigilancia le dijeron que Gabriel Biestro había dado la orden de que no le dejaran entrar ni a su oficina: Desde el Vídeo: Gabriel Biestro y Héctor Alonso Granados casi se agarran a golpes en el Congreso local.

“Se supone que el Congreso del estado es la casa de todos los poblanos, le informé lo que ocurría a la presidencia de la mesa directiva, que dio la orden de que nos dejaran pasar. Adentro me dijeron que no podía pasar al pleno y ahí fue cuando me enojé, solamente le di un empujón, porque no quería que la cosa llegara a más”, aseveró Héctor Alonso.

Reiteró que Gabriel Biestro “viola las reglas del juego” y que los ataques se deben a que “quiere ser presidente municipal de Puebla y me ve un rival, pero ¡yo no quiero ser alcalde, al menos no en el 2021! y, como es un cobarde, utiliza a mujeres en mi contra”: Protestan diputadas en contra de actos misóginos de parte de Héctor Alonso Granados

Alonso Granados añadió que la disputa entre con el presidente de la Gran Comisión comenzó en la contienda interna por la candidatura de Morena a la gubernatura de Puebla y que, hasta ahora, no han podido desaforarle o quitarle la diputación, puesto que no ha cometido ninguna ilegalidad y “yo soy legislador electo, no plurinominal”, a diferencia de Gabriel Biestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías