El campo, punto estratégico en la cuarta transformación del país, afirma analista

Hipólito Contreras

El sector rural del país fue olvidado por todo el periodo neoliberal que se vivió en México, ahora es punto estratégico para la cuarta transformación del país, porque es tomado en un conjunto multifactorial, que significan más que el valor de las tierras que se trabajan, afirmó la analista Abigail Correa Cisneros.

Esta, dijo, es la visión que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, compartió en su Primer Informe de Gobierno y Tercer Informe al Pueblo de México, donde señaló que “Debe considerarse que el campo es mucho más que tierras para la producción agropecuaria y forestal: abarca un conjunto diverso e interrelacionado de patrimonios territoriales de importancia estratégica actual y potencial para el país”

Con las acciones que se están realizando por parte de este gobierno para rescatar el campo del abandono al que fue condenado, existe el compromiso de que una vez que se obtenga más crecimiento económico y se fortalezcan las finanzas públicas se dará un apoyo mayor a los productores nacionales mediante subsidios y créditos a fin de alcanzar la soberanía alimentaria, para evitar las importaciones.

En el Informe se resaltó que durante los primeros nueve meses de gobierno, se entregó apoyo económico a un millón 500 mil ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios, lo que incluye a integrantes de comunidades indígenas y a los cultivadores de caña y de café.

Además, se protegió de prácticas arancelarias injustas a productos agropecuarios de alta densidad económica y comercial, como fue el caso de los aranceles que se fijaron para los exportadores de tomate mexicano a Estados Unidos.

Asimismo, se estableció el programa de precios de garantía para comprar alimentos básicos a los pequeños productores en almacenes y centros de acopio de Diconsa y Liconsa, del nuevo sistema de Seguridad Alimentaria Mexicana.

Este año se fijó un precio justo de compra al maíz, frijol, el arroz, trigo harinero y leche.

Lo anterior significa un aumento de 35 por ciento en las percepciones de dos millones de pequeños y medianos productores, es decir, de los más necesitados de apoyo para continuar creciendo en el campo.

El presidente agregó que el programa de crédito ganadero a la palabra beneficia a seis mil 500 productores y ya inició la siembra de un millón de hectáreas de árboles maderables y frutales en el sureste.

Con este impulso de reforestación se han creado 230 mil empleos permanentes en el curso de este año y se ha logrado arraigar a los campesinos jóvenes a la tierra, con lo que se reduce el fenómeno migratorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *