Investigadores hallan el “cinturón de sargazo” más grande del mundo y que se puede ver desde el espacio

Newsweek México

Investigadores han identificado el mayor brote de sargazo del mundo, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Science.

El término macroalgas se utiliza para referirse a las algas marinas y a otros tipos de algas pluricelulares que generalmente pueden verse a simple vista y son popularmente conocidas como sargazo.

El brote, que ha sido bautizado como “Gran Cinturón de Sargazo del Atlántico” (GASB, por sus siglas en inglés), se extiende por cerca de 8,800 kilómetros desde las costas de África Occidental hasta el Golfo de México, señaló un grupo internacional de científicos. Está compuesto principalmente de sargazo, que es un tipo de alga de color marrón.

El GASB pesa la exorbitante cantidad de 20 millones de toneladas.

El equipo, encabezado por Chuanmin Hu y Mengqiu Wang de la Universidad del Sur de Florida (USF), identificó la magnitud del brote mediante observaciones de satélite.

“Comenzamos esta investigación debido a que muchas áreas costeras cerca del Mar Caribe y de África Occidental han experimentado graves casos de sargazo en sus playas desde 2011. Nuestro conocimiento de varias cuestiones importantes, como de dónde viene el sargazo, cuánto hay, y si podemos pronosticar los brotes, es extremadamente limitado”, declaró Wang a Newsweek. “Esa fue la razón para iniciar este estudio, con el objetivo de investigar el fenómeno a gran escala mediante imágenes de satélite”.

El sargazo flota en la superficie del océano en grandes aglomeraciones que atraen a los animales marinos, como peces, aves y tortugas, además de producir oxígeno mediante la fotosíntesis.

“En el mar abierto, el sargazo es un hábitat y un refugio esencial para todo tipo de animales marinos”, afirmó Wang.

Sin embargo, una cantidad excesiva de esa alga puede provocar problemas ecológicos y económicos, particularmente si una gran cantidad llega a las costas, como ha ocurrido con más frecuencia en la última década en las costas del Atlántico y del Caribe.

Por ejemplo, los grandes mantos de sargazo pueden impedir el movimiento o la respiración de algunos animales marinos, e incluso hacer que las playas huelan a huevo podrido, alejando a los turistas.

“Cuando una cantidad excesiva de sargazo se apila en las playas, puede ser dañino para el ambiente local, el turismo y los pescadores artesanales, además de convertirse en un problema de salud pública”, dijo Wang.

Hasta hace unos 10 años, los grandes brotes de sargazo, que crecen y retroceden durante el año, se limitaban principalmente al Golfo de México y al Mar de los Sargazos, una región del Atlántico Norte. Pero en 2011, la cantidad y la extensión geográfica de esta alga comenzaron a crecer rápidamente, dejando perplejos a los científicos, que carecían de los datos necesarios para identificar la causa de esta tendencia.

Para tratar de comprender mejor este fenómeno, los autores del estudio publicado en Science analizaron alrededor de 20 años de datos de satélite, así como información del uso de fertilizantes y del índice de deforestación en la selva del Amazonas. En este periodo, la región del Atlántico en conjunto experimentó brotes generalizados de sargazo todos los años, de 2011 a 2018, con la excepción de 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías