¿A qué juegan los mexicanos?

Staff/Rossi

La pandemia nos recordó que existen actividades que tienen el poder de transportarnos de lo remoto, lo digital y lo impersonal de la vida electrónica, al entrañable ‘aquí y ahora’ que compartimos con amigos y familia, se trata de los juegos de mesa.

En México, la afición por los juegos de mesa va en aumento, tanto así que datos de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete refieren que durante 2020, las ventas de juguetes cayeron 15%; mientras que las de los juegos de mesa se incrementaron en un 20% con respecto al año anterior. Pero, ¿por qué nos gustan cada vez más los juegos de mesa?

En los juegos de mesa, “el contexto lúdico hace que la gente se relaje y se ría. La risa es la chispa divina capaz de hacer que surja lo inesperado y está presente en ellos”, señala Guadalupe Gómez Sánchez, Alquimista en Jefe de Remedios Mágicos, empresa mexicana que, inspira al mundo con diseño y sentido del humor mexicano, a través de diseños que celebran la cultura del país y un lenguaje coloquial, vivo, que exalta el ingenio, la sabiduría popular y ancestral que define a los mexicanos.

Es precisamente en contextos tan complejos como la pandemia, que Remedios Mágicos confirmó que a los mexicanos les encantan los juegos de mesa tradicionales, como serpientes y escaleras o la lotería; porque a la par de ser divertidos, también exigen retos innovadores y creativos.

En respuesta, la empresa que dirige Guadalupe Gómez ideó ‘Aquí entre nos’, un juego de mesa que combina preguntas pícaras, sugerentes y entrañables para lograr que los participantes se conecten entre ellos y se alejen por un momento de la angustia que se multiplica en las tablets, celulares y otro tipo de dispositivos.

La otra pandemia

La emergencia mundial del COVID-19 trajo consigo otra pandemia, la de las pantallas. La proliferación de suscripciones a servicios de video en streaming están dejando exhaustos a los consumidores y, al mismo tiempo, no les permite conectarse con las personas con las que viven y que además estuvieron a su lado durante los meses de confinamiento.

“Yo tengo gemelos de 6 años, y ya a esa pequeña edad puedes observar como los dispositivos móviles los aíslan, la convivencia real entre los presentes se limita y es muy difícil que incluso te vean a los ojos para contestar preguntas simples como ¿qué tal te fue en tus clases?, ¿necesitas algo?”, indica la fundadora de Remedios Mágicos.

Esta situación la llevó -junto con su equipo- a desarrollar ‘Aquí entre nos’ como una herramienta que conecta personas, generar dinámicas divertidas y momentos memorables que salen de lo cotidiano, ayuda a romper el hielo y a conocerse de un modo realmente profundo.

“El juego mismo es un medio de interacción. El dado y los paquetes de cartas median la convivencia, es el juego el que hace las preguntas y con ello genera momentos memorables y divertidos que disparan conversaciones entrañables entre los participantes. No se trata solamente de consumir contenido, como en el caso de la interacción con los gadgets o las aplicaciones móviles; en los juegos de mesa, son las personas presentes las que están creando el contenido y se vuelven productoras de contenido auténtico”, añade Lu Gómez.

¿Cómo jugar ‘Aquí entre nos’?

‘Aquí entre nos’, mezcla la interacción verbal (a través de preguntas) y la física (mediante retos). La experiencia que brinda es única, pues los jugadores pasan de ser meros consumidores de entretenimiento a productores de dinámicas vivas, debido a que las cartas están divididas en tres momentos de la vida: los recuerdos del pasado, el presente y los sueños para el futuro.

La finalidad del juego es conocer al otro a través de la risa. “Con este juego de mesa, más allá de querer meterse en la vida del prójimo, más allá del chisme, quisimos darle la vuelta, conocer los sueños de los demás, hablar de lo que nos apasiona y lo que nos ha doblado de risa, es decir, compartir esa magia”, añade la fundadora de Remedios Mágicos.

Los juegos de mesa también crean momentos memorables como el de una hija que pudo jugar con su madre enferma de cáncer, y con esta interacción crearon momentos de felicidad, empatía y cercanía aún en circunstancias muy difíciles.

“Muchos papás también nos escriben diciendo que conocieron más a sus hijos, que el juego les permitió saber qué es lo que sienten, qué están soñando, qué les molesta, cómo les gustaría ser tratados; y qué decir de los juegos entre amigos, donde nos han compartido que han generado reuniones especiales con conversaciones de esas que te doblan de la risa”, añade.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *