Mario Delgado y Olga Sánchez Cordero, principales culpables del titanic llamado Morena Puebla

Debate

Por Roberto Desachy Severino

El problema para Morena no es que –eventualmente- el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) eché abajo la candidatura de Claudia Rivera Vivanco u otras en Puebla, porque las dirigencias nacional y estatal morenista no respetaron la convocatoria.

Claudia Rivera Vivanco

Lo cierto es que Édgar Garmendia, Carlos Evangelista y Mario Delgado se pasaron las convocatorias de Morena por…, porque no respetaron los tiempos establecidos y tampoco hicieron públicos los términos de las supuestas encuestas para definir candidatos. Así que es posible que Mario Bracamonte y demás consigan que el TEPJF anule algunas nominaciones: Tribunal Electoral de Puebla da revés a la Comisión Nacional de Honor y Justicia (CNHJ) de Morena en la disputa contra Mario Bracamonte.

Mario Delgado

Pero también es más que probable que Rivera Vivanco y la gran mayoría de los contendientes morenistas se mantengan como tales, porque lo único que Biestro, Bracamonte y cía conseguirían –en ese rubro- sería que el partido reponga el proceso y que sostenga a quienes ya son candidatos: Van 54 juicios ante el TEPJF para tratar de tirar candidaturas de Morena, advirtió Mario Bracamonte

Queda claro que el escollo morenista no es el TEPJF, sino sus carencias internas, el desinterés del propio Andrés Manuel López Obrador por lo que ocurre en el partido, la inutilidad orgánica de su secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y, sobre todo, la incapacidad y debilidad de Mario Delgado, el pequeño: Mario Delgado, el pequeño

Ninguno de los dirigentes nacionales de los 3 principales partidos políticos del país (Morena, PAN y PRI) es gran cosa, ya que Mario Delgado, Marko Cortés y Alito Moreno han sido incapaces de fortalecer a sus partidos, conciliar entre los diversos grupos y/o recuperar algo de la confianza ciudadana perdida a lo largo de muchos años.

Olga Sánchez Cordero

MARIO DELGADO, PEOR QUE MARKO CORTÉS Y ALITO MORENO

Pero Mario Delgado es el peor de los 3, como lo demuestra el hecho de que los otros dos lograron armar una alianza (contranatura, pero vigente) y, en Puebla, Marko Cortés obligó a las corrientes panistas de Genoveva Huerta y Eduardo Rivera Pérez a negociar, llegar a consensos y enfrentar los comicios con cierto porcentaje de cohesión interna: PAN avala la candidatura de Eduardo Rivera Pérez

Más allá de las pírricas protestas de Pedro Gutiérrez y Ricardo Gali, lo cierto es que los grupos de Genoveva Huerta y Eduardo Rivera quieren –y les conviene- que el PAN gane en Puebla capital., ya que, si no es así, pierden todos: Genoveva no se podría reelegir como dirigente del partido y la carrera política de Eduardo estaría acabada.

En contraste, en Morena Puebla, todo apunta a que Mario Delgado, Olga Sánchez y cía no tienen el menor interés en que gane Claudia Rivera Vivanco. La dejaron sola, como la única que puede triunfar o perder, como lo demuestra la brutal exclusión que cometieron contra el gobernador Miguel Barbosa Huerta y su grupo.

El actor político-social más importante del estado fue maltratado por Mario Delgado, Édgar Garmendia, Carlos Evangelista y demás. Miguel Barbosa y su gente fueron excluidos de las candidaturas morenistas y, en este contexto, el gobernador no tiene ninguna obligación con quienes no son sus candidatos y tampoco será responsable de lo que suceda en las elecciones de junio: CEN de Morena pública los nombres de candidatos a presidentes municipales y diputados federales.

CLAUDIA RIVERA Y GABRIEL BIESTRO, DISPUESTOS A CONCILIAR, PERO NO HAY QUIÉN LOS SIENTE

Y el maltrato y exclusión de Evangelista (miembro de la comisión nacional de Elecciones) contra el gobernador Barbosa perjudica y mucho a todos los candidatos morenistas, incluyendo a Claudia Rivera Vivanco y a los demás cercanos al grupo de Édgar Garmendia, Bertha Luján, Ricardo Monreal, etc.

Claudia Rivera, Karina Pérez y todos los aspirantes de Morena necesitan el apoyo no solamente de Miguel Barbosa, sino de todos los grupos, sectores y gobiernos morenistas. Incluso, al interior de los equipos de Rivera Vivanco y Gabriel Biestro aseguran estar dispuestos a conciliar, negociar, dialogar: Pide Claudia Rivera dar la vuelta a la página

Gabriel Biestro

Pero necesitan un referee, un árbitro, el mediador que tienda puentes entre todas las corrientes internas, ponga orden y las obligue a alcanzar acuerdos básicos para que TODAS las expresiones del partido tengan interés en ganar el 6 de junio. Y, hasta hora, Mario Delgado, Olga Sánchez y demás ni siquiera han intentado hacerlo.

A nivel nacional y en Puebla, Morena es el partido de moda, el de más simpatizantes, pero carga huecos, hoyos que lo pueden hundir en las elecciones de junio, como le ocurrió al Titanic a mediados de 1912, cuando el trasatlántico que, decían, no podría destruir ni Dios fue llevado a pique por los errores de su capitán: Candidatos de morena ratifican su compromiso con el proyecto de Nación Lopezobradorista

La omisión es corrupción…incluso en política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *