Tres morenovallistas y dos tradicionales, los amarrados por el PAN nacional para el 2021

Debate

Por Roberto Desachy Severino

Genoveva Huerta, Jorge Aguilar Chedraui, Mario Riestra Piña, Eduardo Rivera Pérez y Jesús Zaldívar son los nombres de algunos panistas con mayores posibilidades de contender a algún cargo de elección popular en el 2021, de acuerdo al dirigente nacional del partido, Marko Cortés Mendoza.

Eduardo Rivera Pérez

El motivo formal de la reciente visita de Cortés Mendoza a Puebla fue el informe del edil de Atlixco, Guillermo Velázquez. Pero también vino a apaciguar las aguas y a pedirles a las diversas corrientes del partido que le bajen a la grilla interna, porque puede haber posiciones para todos y el CEN del PAN tiene una idea de qué candidatura podría darle a cada uno: Hoy en Puebla se gobierno sin distinciones políticas: Miguel Barbosa

El presidente nacional del blanquiazul fue muy deferente con Eduardo Rivera Pérez en el evento de Atlixco y, en pláticas con miembros destacados del partido en el estado, subrayó que el ex alcalde de Puebla “es inalcanzable” para los demás aspirantes al Palacio Municipal y que, si él obtiene la postulación, el PAN elevaría de manera considerable sus posibilidades de ganar.

Pero también les dejó muy en claro algo que, por el bien del PAN, deberán entender todos los grupos: Que la presidencia municipal de Puebla NO es la única posición que estará en competencia el año entrante, ya que también habrá diputaciones locales, federales y regidurías.

EN LA BREGA DE ETERNIDAD… DEJEN DE MADREARSE UNOS A OTROS

Incluso, Cortés Mendoza precisó que –de acuerdo a mediciones del CEN- además de Eduardo Rivera Pérez hay otros perfiles que despuntan como aspirantes a una diputación local o federal, entre los que incluyó a 3 morenovallistas: Mario Riestra Piña, Jorge Aguilar Chedraui y Genoveva Huerta.

Marko Cortés

El dirigente nacional del albiazul enfatizó que dichos personajes –todos allegados al ex gobernador Rafael Moreno Valle-serían buenos contendientes por una curul. Y sumó a la lista al presidente del partido en Puebla capital, Jesús Zaldívar, quien es visto como un posible enlace entre el PAN tradicional cercano al Yunque y el morenovallismo.

A Cortés Mendoza le faltan mujeres. También admitió que su partido requiere féminas competitivas para cumplir con la cuota de género en las boletas, ya que la esposa de Pablo Rodríguez, Mónica Rodríguez Della Vecchia, es un caso parecido al de su colega legislador local Gabriel Biestro; es decir, que ninguno de los dos ha crecido electoral y políticamente.

En ese sentido, Ana Teresa Aranda, que en el 2016 hizo todo lo posible por descarrillar al PAN, tiene buenas posibilidades de ir por una diputación pluri o uninominal. En contraste, aunque en su momento el propio presidente nacional del albiazul admitió que el ex gobernador Tony Gali sería un buen aspirante a legislador federal, cada día se ve más lejana esa posibilidad, ya que sigue sin reunirse con Marko Cortés y el ex mandatario y su grupo están desmovilizados.

RICARDO ANAYA Y MARKO CORTÉS, EDUARDO RIVERA Y RAFAEL MICALCO…LOS DIVORCIOS AZULES

Lo que no dijo Marko Cortés, pero cada día es más obvio para los propios panistas, es su distanciamiento con quien lo puso al frente del partido: El ex dirigente del PAN y candidato perdedor en el 2018, Ricardo Anaya, que no solamente no fue invitado al evento de su partido en Atlixco, sino que ya no está en el ánimo de Marko.

Si Ricardo Anaya pensaba que el presidente nacional del blanquiazul estaría dispuesto a ser una especie de “calientasilla” y a excluirse de las decisiones importantes del partido cuando él volviera, se equivocó totalmente, como lo demuestra el trato formal, pero frío, lejano, que su ex amigo le da: Ricardo Anaya regresa a la vida pública; el desastre con el gobierno de López Obrador es evidente, dice

Ricardo Anaya

Otros dos ex aliados panistas que andan peleados son Eduardo Rivera Pérez y Rafael Micalco, el ex dirigente estatal del partido, que –en su momento – fuera uno de los principales defensores y apoyos de Eduardo y que, incluso, llegó a confrontarse con el morenovallismo en favor del ex alcalde de Puebla: El PAN no está muerto, lo que está muerto es el morenovallismo: Micalco

Rafael Micalco Méndez

Antes aliados y amigos, hoy distanciados y en conflicto, Eduardo y Rafael tienen aspiraciones diferentes para el 2021, porque el primero quiere volver a aparecer en la boleta para la presidencia municipal de Puebla y el segundo podría buscar una diputación federal plurinominal. Así que las diferencias entre ellos –seguramente- son mucho más personales que políticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *