AMLO, la 4T y las instituciones públicas de educación superior…una guerra en la que pagan justos por pecadores

Roberto Desachy Severino

Si alguien esperaba que con un gobierno federal presuntamente de izquierda, como la 4T, la educación pública y, en específico, las instituciones de educación superior (IES) tendrían un período de auge o bonanza, la verdad es que no hay nada más alejado de la realidad.

Porque la relación entre el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y las universidades públicas ha sido de confrontación, de guerra, dimes y diretes y, principalmente, de una permanente intentona de reducir los recursos a las IES y –sobre todo- hasta de menoscabar la soberanía de las instituciones.

Andrés Manuel López Obrador

Desde que inició la gestión de AMLO, los rectores de las universidades públicas tuvieron que ponerse en alertas, cuando la 4T elaboró una propuesta de reforma constitucional que –de un plumazo- borró la parte que hablaba de la autonomía de dichas instituciones, como alertó el investigador de la Universidad de Querétaro Pedro Flores Crespo en EF (Educación Futura): Universidades, 4T y Tlatelolco

Representantes de los partidos diferentes a Morena, académicos, analistas y demás protestaron contra el supuesto intento de anular la autonomía universitaria y los ejecutores de la 4T recularon y “aclararon” que había sido un yerro.

UNIVERSIDADES PÚBLICAS: ADEMÁS DE QUEBRADAS LES QUIEREN REDUCIR LOS RECURSOS

Pero lo que no puede ser asumido como un error o simple dedazo fue que a finales del año pasado la mayoría morenista en el poder Legislativo federal planteara reducir 0.6 por ciento el presupuesto federal para las IES en este 2020: Presupuesto 2020 agrava la crisis de las universidades públicas estatales

Arturo Herrera Gutiérrez

Y parece recurrente que la 4T Legislativa disminuya –o al menos lo intente- el presupuesto a la educación superior pública, porque lo mismo hizo en 2018: Presupuesto 2019: La SHCP no solamente maltrata a Puebla, también a las universidades públicas y al sector cultural

A finales del 2018, Javier Mendoza Rojas, académico del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la UNAM, publicó un análisis en el que advirtió que los diputados federales y senadores (con mayoría de Morena) pretendían reducir ¡6.2 por ciento! el presupuesto de las IES para el 2019: Proyecto de presupuesto 2019

En descargo de AMLO y la 4T, se debe enfatizar –nuevamente- que no son culpables de que varias universidades públicas del país estén en quiebra y que, además, tienen razón al poner candados a la entrega de recursos y exigirles transparencia y austeridad, ya que 11 de las 34 IES que existen en el país están en quiebra o con graves problemas financieros, según un estudio de Integralia Consultores: Once universidades estatales en quiebra, alerta estudio

NO MEDIR A TODAS LAS UNIVERSIDADES CON LA MISMA VARA, EL RETO DE AMLO Y LA 4T

Cierto: López Obrador y la 4T aciertan al demandar rendición de cuentas y frugalidad a las Instituciones Públicas de Educación Superior del país y al detenerles la entrega indiscriminada de recursos federales. Pero no todas las IES están quebradas, incurrieron en malos manejos financieros y –mucho menos- se prestaron a la “Estafa Maestra” de Enrique Peña Nieto y Rosario Robles.

El presidente y sus titulares de la SEP y SHCP, Esteban Moctezuma Barragán y Arturo Herrera, respectivamente, además de los gobernantes de los estados, necesitan tomar en cuenta que resultaría injusto y contraproducente “castigar” a todas las universidades públicas del país, debido a que algunas, como la BUAP, las de Aguascalientes, Querétaro, Guanajuato, etc, tienen finanzas sanas y desde hace tiempo tomaron previsiones para evitar el problema de las pensiones.

Por lo tanto, sí es necesario que las instancias respectivas (las Auditorías Superior de la Federación y los estados, FGR, fiscalías estatales, etc) investiguen y sancionen a quienes incurrieron en corrupción en el manejo de los fondos para las IES, pero con un análisis caso por caso de cada institución, ya que no se debería medir a todas las universidades públicas con la misma vara.

En este contexto, resulta un agravio, un mal disimulado intento de socavar la autonomía universitaria la “propuesta” de Gabriel Biestro y el Congreso local de imponer en la BUAP un órgano de control interno, como si la Máxima Casa de Estudios fuera una dependencia del gobierno local y/o del poder legislativo: Consejo Universitario de la BUAP definirá si es viable crear un órgano interno de fiscalización: Esparza Ortiz

De lo contrario, el saldo de la 4T en el rubro de educación superior pública podría ser, incluso, peor que el de los generados por sus antecesores, Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, Vicente Fox, etc, quienes hicieron de todo por disminuirla y/o desaparecer: Presupuesto federal 2020: Las universidades e instituciones públicas de educación superior del país mandan señales de alerta

Esteban Moctezuma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *