La crisis en Afganistán se agrava con la bajada de las temperaturas

PRNewswire 

La crisis humanitaria en Afganistán se agrava y la financiación de la asistencia de emergencia es urgentemente necesaria para ayudar a 20 millones de personas sobre el terreno, declaró el martes la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Un mes después del llamamiento a la solidaridad de las Naciones Unidas ONU a favor del pueblo afgano por valor de 606 millones de dólares, la agencia de la ONU para los refugiados dijo que sólo se había recibido el 35% de los fondos necesarios para financiar las operaciones en los próximos dos meses.

Este hecho responde al llamamiento hecho el lunes por el Secretario General de la ONU a la comunidad internacional para que inyecte liquidez en la maltrecha economía afgana a fin de evitar su colapso, por el que “no sólo ellos, sino todo el mundo, pagarán un alto precio”.

Estos comentarios de António Guterres se producían antes de la reunión del G20, que este martes unió a las principales potencias económicas, cuyos dirigentes debían debatir la situación en Afganistán, donde los talibanes expulsaron al gobierno el 15 de agosto.

Una economía a punto de quebrarse

Desde Kabul, Babar Baloch, portavoz del ACNUR, dijo que la agencia estaba tratando de establecer un centro logístico en las afueras de Afganistán para distribuir la ayuda a los cientos de miles de personas desplazadas en el país.

Baloch explicó también que la economía afgana estaba en un “momento crítico”, y que debía evitarse el colapso a toda costa, sobre todo teniendo en cuenta que las temperaturas se desploman por la noche con la llegada del invierno.

“Por lo tanto, los recursos son realmente necesarios para llegar a más y más afganos, quiero decir, cuando se habla de la mitad de la población que depende de la ayuda humanitaria; 20 millones, este número aumenta día a día”, dijo. “Necesitamos estos recursos lo antes posible”.

El portavoz del ACNUR dijo que la agencia estaba planeando tres puentes aéreos para aumentar los suministros a Afganistán en el próximo período.

“Los envíos se llevarán por avión a Termez, en Uzbekistán, y luego se transportarán en camión a Mazar-e-Sharif a través del paso fronterizo de Hairatán. Estos envíos aéreos permitirán la entrega de artículos de asistencia humanitaria que se necesitan con urgencia. El primer vuelo está previsto para mediados de octubre”, dijo.

Una de cada dos personas en situación de necesidad

A principios de 2021, 18 millones de personas en Afganistán necesitaban ayuda humanitaria, la mitad de la población del país.

Responsables de asistencia humanitaria de la ONU insisten en que “el margen para ayudar es estrecho”, ya que sólo el 5% de los hogares tiene suficiente para comer cada día, y se prevé que más de la mitad de los niños menores de cinco años sufrirán desnutrición aguda durante el próximo año.

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios, la grave sequía y la interrupción de las actividades agrícolas han aumentado el riesgo de inseguridad alimentaria a medida que se acerca el invierno.

Se necesitan medidas urgentes

En la reunión extraordinaria del G20 sobre Afganistán, celebrada el martes, Guterres destacó, según su portavoz, que había tres áreas clave de actuación: garantizar la asistencia vital al pueblo afgano, evitar el colapso total de la economía del país y mantener un “compromiso constante” para que las cosas vayan en la dirección correcta para el pueblo afgano.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) dijo que ha establecido cuatro clínicas de emergencia a lo largo de las zonas fronterizas del Afganistán para proporcionar servicios de salud reproductiva y protección a los repatriados, a los desplazados internos, así como a las comunidades de acogida. La agencia también está apoyando una clínica de salud básica para los desplazados internos en el distrito de Karokh de Herat.

Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) advirtió que no hay dinero para pagar los salarios o comprar alimentos, medicinas o agua potable. La agencia señala también que la vida de un millón de niños está en juego, ya que se prevén muertes por desnutrición inminentes. La agencia subraya que estas muertes pueden evitarse si se destinan ahora fondos adicionales a Afganistán.

El llamamiento internacional de urgencia cuenta ahora con un 38% de financiación, dijo el portavoz de la ONU.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *