Se le complica el panorama a Eduardo Rivera Pérez al interior del PAN nacional y estatal

Debate

Por Roberto Desachy Severino

Y no, no se trata solamente de que se haya reactivado la disputa entre su grupo y el de la dirigente estatal del blanquiazul, Genoveva Huerta, sino que algunos de sus allegados, como Pablo Montiel Solana y Ana María Jiménez, arremetieron con todo contra el presidente nacional del PAN, Marko Cortés, cuando determinó que una mujer (léase Genoveva) se mantenga al frente del partido en el siguiente trienio.

Genoveva Huerta

Porque Eduardo Rivera Pérez se mantiene como uno de los más viables precandidatos al gobierno de Puebla para el 2024. Nadie duda de ello, pero en este momento luce más viable que lo postulen el PRI y el PRD o, en un momento dado, el propio Morena, que el albiazul, sobre todo si se toma en cuenta que quien definirá la fórmula con que el partido y sus eventuales aliados contenderán por la administración estatal será el propio Marko Cortés.

Eduardo Rivera

Y, como ya se dijo, en este momento los bonos del grupo de Eduardo Rivera ante la dirección nacional del PAN no están precisamente elevados, luego de que la gente del alcalde electo tronara –con razón- contra Marko Cortés por eliminar a Marcos Castro de la contienda interna sin dejarle competir: Mujeres panistas piden que elección del Comité Estatal sea mixta

Cierto que su reunión de la semana pasada con Marko Cortés parece distender las relaciones entre ambos; sin embargo, fuentes confiables descartan que el dirigente nacional acceda a la petición de Eduardo Rivera de quitar el candado para que una mujer sea la próxima presidenta estatal del PAN. Incluso, se comenta que Marko le sugirió que apoyara a una fémina de su propio equipo, pero que Eduardo le respondió que su carta es Marcos Castro: Marko Cortés reitera apoyo del PAN al presidente municipal electo, Eduardo Rivera

Tampoco abona a la buena relación entre Marko Cortés y Eduardo Rivera Pérez el hecho de que, pocos días del encuentro entre ambos, el alcalde electo se haya reunido con una de las principales detractoras del presidente nacional del partido, Adriana Dávila, que también aspira a la dirigencia del albiazul.

MÁS CERCA DEL PRI Y EL GOBERNADOR QUE DEL PAN

El gobernador de Querétaro, Pancho Domínguez, era la apuesta del equipo de Lalo Rivera para que fuera el próximo presidente nacional del partido y candidato a Palacio Nacional en el 2024. Pero el mañoso –y no tan tonto como se le creía- Marko Cortés adelantó los tiempos del proceso interno y todo apunta a que Pancho Domínguez no podrá contender, a menos que deje la administración queretana antes de la conclusión constitucional de su mandato, el 30 de septiembre de este año: Lista la convocatoria del PAN para renovar a su dirigencia nacional

De acuerdo a la convocatoria avalada por la gente de Marko Cortés, el plazo de registro como precandidato a la dirección nacional del albiazul inició el 23 de agosto y finaliza el 24 de septiembre; es decir, una semana antes de que finalice la administración de Pancho Domínguez. Así que el todavía dirigente partido le aplicó la anayina a su adversario.

Además, las huestes genovistas han visto con cierto resquemor, recelos y azoramiento el acercamiento del alcalde electo con los priístas Néstor Camarillo, Jorge Estefan Chidiac y Blanca Alcalá, cuando a ellos –al parecer – ni un lazo les ha echado: Fotonota: Eduardo Rivera se reunió con el presidente estatal del PRI

Como edil electo, Eduardo Rivera buscó y encontró cobijo en el PRI y también ha fortalecido su relación con el propio gobernador, Luis Miguel Barbosa Huerta, lo que resulta no solamente entendible, sino –sobre todo-sano para una ciudad de Puebla que necesita la colaboración y suma de esfuerzos y recursos entre sus distintos niveles de gobierno: Fotonota: Se reúnen el gobernador Barbosa y el alcalde electo de Puebla, Eduardo Rivera

DEJAR A GENOVEVA EN VISTO

Sin embargo, al interior del partido se cuenta que Genoveva Huerta le mandó un whats para preguntarle cuándo se veían para definir qué panistas – que no sean del grupo del edil electo- serían tomados en cuenta en el próximo ayuntamiento de Puebla y, al parecer, la dejaron en visto, sin respuesta: Genoveva Huerta, Eduardo Rivera y Marko Cortés…de vuelta a las hostilidades

Y como Genoveva Huerta tampoco es una perita en dulce, reaccionó excluyendo totalmente al grupo riverista de la comisión que organizará la elección interna para la dirección del partido. Además, puso al frente de la misma a Leonor Popócatl Gutiérrez, quien formó parte de la primera administración municipal encabezada por el alcalde electo de Puebla, pero que rompió con él: Entre broncas y acusaciones de ilegalidad el PAN realiza su asamblea estatal

Leonor Popócatl Gutiérrez

Este contexto deja muy claro – de cara a la sucesión gubernamental 2024 que ya está en marcha – Eduardo Rivera se mantiene como uno de los más visibles precandidatos…pero no necesariamente del PAN.

Así que, al menos en lo referente a Puebla, en todos los partidos importantes (Morena, PAN Y PRI) persisten las divisiones, enfrentamientos y animadversiones entre sus diferentes grupos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *