Miguel Barbosa Huerta, Eduardo Rivera y el agridulce sabor de ganar… y perder en la misma elección

Debate

Roberto Desachy Severino

Uno supuestamente mantuvo su mayoría en el Congreso local, ganó 11 de las 15 diputaciones federales para su partido, Morena y en el siguiente trienio no tendrá que lidiar con un personaje con quien siempre tuvo conflictos y diferencias severas; el otro recuperó la presidencia municipal de Puebla después de haber sido derrotado apenas hace 3 años y, con ello, se colocó en el primer en la lista de tiradores a la gubernatura para el 2014.

Así que, a simple vista, el gobernador Miguel Barbosa Huerta y el alcalde electo, Eduardo Rivera Pérez, podrían asumirse como los ganadores absolutos de las elecciones concurrentes en Puebla. Pero…no necesariamente, ya que algunos de sus adversarios y contrapesos también resultaron triunfadores o, cuando menos, se mantuvieron vivos en el espectro político.

Miguel Barbosa Huerta

MIGUEL BARBOSA HUERTA: Le cumplió al presidente Andrés Manuel López Obrador y, pese a gente como Carlos Evangelista, Mario Delgado y demás, ganó 12 de las 16 diputaciones federales en disputa. Ya no tendrá que lidiar con Claudia Rivera Vivanco como presidenta municipal de Puebla y su partido, Morena, mantendrá la mayoría en el Congreso local.

Se fue limpio, sin una crítica o cuestionamiento durante la elección, que el domingo pasado se desarrolló sin conflictos mayores y algunos de sus allegados, como Nora Merino, Sánchez Sasia, etc, ganaron sus procesos. Así que el gobernador tenía motivos más que suficientes para estar sonriente en la mañanera de este lunes 7: Es momento de trabajar por la unidad de Puebla: MBH

Por si fuera poco, algunos de sus adversarios personales y políticos, como Claudia Rivera Vivanco, Alejandro Armenta Mier, Fernando Manzanilla y Tony Gali sufrieron severas derrotas…pero no todo es miel sobre hojuelas para el gobernador Miguel Barbosa Huerta.

Fernando Manzanilla Prieto

En primer lugar, nadie puede garantizar que él contará con mayoría en la siguiente legislatura estatal, a la que llegarán varios de sus detractores, como Édgar Garmendia, Carlos Evangelista y Daniela Miel, hija de Ignacio Mier, uno de sus rivales políticos para la gubernatura del 2024. Además, varios barbosistas perdieron, como Karina Pérez Popoca, Julio Lorenzini, Sandra Rosas, etc: Morena repite la lista de aspirantes a diputados locales por la vía plurinominal

Lo más peligro para el titular del ejecutivo estatal es que algunos de sus rivales siguen vivos: La derrota de Claudia Rivera parece abrirle el camino a la dupla Alejandro Armenta-Ignacio Mier en la sucesión del 2024, mientras que el equipo de la presidenta municipal de Puebla le puede provocar varios problemas desde el Congreso local, si se confirma la llegada ahí de Iván Herrera Villagomez en el distrito 18 de la Angelópolis.

Alejandro Armenta Mier

GENOVEVA HUERTA, ALEJANDRO ARMENTA, FERNANDO MANZANILLA, LOS ADVERSARIOS COMUNES AL GOBERNADOR Y EDUARDO RIVERA

En el caso del alcalde electo y, como él mismo lo dijo después del debate, se convirtió en el puntero en la disputa por la gubernatura y ello implica que será sometido a un severo escrutinio social y político, sobre todo al ser el presidente municipal de la capital del estado: Video desde Puebla: Era normal que me atacaran en el debate por ser el puntero, indicó Eduardo Rivera

Genoveva Huerta Villegas

Además, algunos de los aliados directos de Eduardo Rivera Pérez perdieron, como el candidato a la diputación local Jesús Zaldívar, quien sigue en competencia, pero todo apunta a que no llegará a la Legislatura. Tampoco tendrá muchos diputados locales que digamos, puesto que varios de los panistas que sí ganaron, como Eduardo Alcántara, Mónica Rodríguez, Oswaldo Jiménez y Paty Leal no le son afines.

Obviamente, conforme se acerque la sucesión gubernamental del 2024 sus adversarios –panistas y externos – aumentarán la metralla contra él y su administración. Aunque no se espera que el gobernador Miguel Barbosa se convierta en un escollo para él, es claro que el mandatario tendrá sus propias cartas y proyectos sucesorios.

Pero el principal problema para Rivera Pérez –tal vez –sea interno, en el blanquiazul, porque Genoveva Huerta será diputada federal y, desde el Congreso de la Unión, intentará reelegirse como presidenta del partido y convertirse en candidata a la alcaldía de la capital o a la administración estatal: Genoveva Huerta y Eduardo Rivera, el acuerdo forzoso o ¿quién dobló a quién?

Además, uno de sus principales sostenes, el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, quedó muy mal parado después del domingo, ya que mandó al partido al tercer lugar en la elección y apenas retuvo las dos gubernaturas que tenía, lo que implica que ¡no ganó nada!, más que Puebla capital:Morena se llevaría 10 gubernaturas; PAN, 3; ve resultados preliminares de los 15 estados

De los tres principales adversarios políticos compartidos por el gobernador y el edil electo, Genoveva Huerta –como ya se dijo- llegará a la Cámara de Diputados y Alejandro Armenta seguirá en el senado como titular de la comisión de Hacienda. El tercero, Fernando Manzanilla, podría tener que dejar la curul en San Lázaro y su partido, el PES, podría perder perderá el registro nacional, lo que, al menos en teoría, lo desactiva para el 2024.

Pero el PES está cerca de conservar su lugar como fuerza política nacional y, aunque lo perdiera, ¿de veras alguien puede o quiere dar por derrotado a un enemigo como Fernando Manzanilla Prieto?: El INE presenta un estimado de diputaciones federales que podría llevarse cada partido; Morena no alcanzaría mayoría calificada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *