Pedro Jara, el veterinario con licencia para matar en San Pablo Xochimehuacan

Debate 

Por Roberto Desachy Severino

Se llama Pedro Jara y se supone que es veterinario, pero quizás se trate de un agente secreto, espía o algo así, una especie de James Bond de Mexicalpan de las Tunas, ya que –al parecer- tiene licencia para matar y la utilizó el sábado pasado en San Pablo Xochimehuacan, cuando le disparó a Javier Flores Sánchez, quien murió por los balazos.

Lo que ha sucedido entre las familias de Pedro Jara y Javier Flores Sánchez es digna de una película de terror, misterio y policía, incluyendo la desidia, apatía y desinterés con que la Fiscalía General de Puebla (FGE) permitió que un pleito entre vecinos degenerara en homicidio. La señora Sandra Huepa Xochitécatl, esposa del fallecido Javier, relató a Desde Puebla su vía crucis.

El sábado pasado, en San Pablo Xochimehuacan, ella y su difunto marido, Javier Flores, llegaron a su domicilio y, mientras él cerraba la reja, la hoy viuda se adelantó al baño. De pronto, oyó ruidos ensordecedores seguidos de unos quejidos de su esposo, a quien ella encontró llenó de sangre en el piso.

-¿Qué pasó?, le preguntó Sandra.

-Fue el veterinario, me disparó el veterinario, alcanzó a contestar Javier, quien perdió el conocimiento. Se llamó a la ambulancia, que nunca llegó y, por lo tanto, el baleado tuvo que ser llevado en taxi al hospital del Norte, donde falleció por los disparos y la falta de auxilio médico oportuno.

¿POR QUÉ NO ATRAPÓ USTED AL ASESINO?

Afligida por la pérdida de su esposo, que la dejó viuda y con 3 hijos menores de edad, Sandra Huepa acudió a la Agencia de Ministerio Público de Mayorazgo, donde esperaba encontrar justicia, aunque solamente le han dudo pretextos, burocratismo insensibilidad: Familiares de joven asesinado el sábado en San Pablo Xochimehuacan amagan con cerrar los accesos a la Central de Abasto en demanda de justicia y seguridad

En entrevista, Sandra Huepa destacó que la agente del ministerio público, Elizabeth Casaball, le dijo que no podían detener el mismo sábado o en los días siguientes al veterinario Pedro Jara, -pese a que el fallecido lo identificó como su asesino y varios vecinos vieron lo que ocurrió-, porque “usted no lo detuvo en flagrancia”, regañó la funcionaria de la FGE a la viuda.

A decir de esta nada eficiente colaboradora del fiscal general de Puebla, Gilberto Higuera Bernal, la dependencia carece del personal suficiente para detener al presunto homicida de Javier Flores Sánchez, cuya familia tendrá que esperar hasta este miércoles o la semana entrante para ver si alguien de la FGE puede presentarse en el domicilio de Pedro Jara y capturarlo, a menos que haya huido luego de todos los días de gracia que, generosamente, le dio Elizabeth Casaball.

AMENAZAS, DOS INTENTOS DE HOMICIDIO Y UN ASESINATO CONCRETADO, EN TOTAL IMPUNIDAD

Sandra Huepa añadió que el conflicto entre Pedro Jara y Javier Flores comenzó con una disputa por el terreno del padre de Javier, que el supuesto veterinario intentó comprar sin éxito. Aunque las agresiones fueron escalando, debido a que el pasado 13 de agosto el hijo de Pedro, Francisco Israel Jara, agarró un machete y atacó al papá del fallecido.

Además, también en días pasados, una amiga de la propia Sandra sufrió otro posible intento de homicidio cuando los Jara trataron de atropellarla al echarle la camioneta encima. La viuda añadió que los Jara se han jactado de gritar a los 4 vientos que “van a acabar con nuestra familia”, sin que la FGE o alguna otra autoridad intervenga, pese a que sean interpuesto múltiples denuncias por las amenazas, los dos intentos de asesinato y la muerte de Javier Flores.

Como lo dicta la publicidad de todas las dependencias gubernamentales del área de seguridad y justicia, la familia de Javier Flores Sánchez ha interpuesto querellas penales ante cada ataque sufrido, sin que Pedro Jara y su familia hayan sido interrogados y, mucho menos, detenidos. Algunas de las denuncias de los Flores que duermen el sueño de los justos en la Fiscalía son la CDI419-2020-VIEHOM, la 554-2020-VIFTHOCHI, enlistó Sandra Huepa.

Además de la CDI099-2020-SPXOTHI, que interpusieron los Flores cuando Francisco Israel –presuntamente- quiso machetear al padre de Javier. Pero, hasta ahora, la dependencia que encabeza Gilberto Higuera Bernal ha estado “como el chinito”; es decir, nada más mirando cómo una familia sufre agresiones mortales, porque, quizás, Pedro Jara sí tiene licencia para matar en Xochimehuacan. Pedro Jara Romero

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías