Ha bajado la productividad agrícola, afirma dirigente

Hipólito Contreras

En las últimas tres décadas, dijo, los índices de productividad agrícola no han crecido en la misma proporción respecto del incremento anual de la demanda nacional de alimentos”, afirmó Rafael García del Horno, dirigente cenecista.

Aseguró que la investigación agrícola pasó a un segundo y tercer término en la búsqueda de nuevas variedades de semillas con características de alta productividad y tolerancia a plagas y enfermedades, a pesar de que en México se había distinguido por ser pionero en cuanto a liberación de semillas de trigo, con resultados reconocidos a nivel mundial.

Indicó que cuando el Doctor Norman Borlaug llegó a México en 1958, como representante en jefe de la Fundación Rockefeller, se encontró con un grupo muy selecto de investigadores mexicanos, egresados de las universidades de Chapingo y Antonio Narro de Saltillo, en diferentes especialidades: en genética vegetal, fitomejoradores, parasitólogos, control

biológico de plagas a través de uso de enemigos naturales de insectos nocivos, entre otros.

Las semillas que surgían de los campos experimentales de las regiones Noroeste y del centro de la República, no solo tenían características de llenar los estómagos de los consumidores, sino que eran altamente nutritivas.

Destacó que en los últimos años el gobierno de México ha considerado que la investigación agrícola no es necesaria, porque se tienen que importar cereales como maíz, trigo, arroz, frijol, sorgo y soya, así como otros alimentos del campo como papa, de la cual nuestro país, por muchos años, mantuvo autosuficiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *