10 historias suicidas que no fueron ficción: #1

Cazando al suicida. Fotografía: Cuartoscuro

Excelsior Expresiones

Porque los métodos son terribles, porque no siempre se logra; por ser ‘la puerta’, única e incompartible. El suicidio. ¿cómo?, ¿por qué?, ¿para qué? ¿a dónde?

Escarbemos ese instante personal de los que dicen adiós antes de tiempo, de los que claman: no más.

ABSOLUTAMENTE INDEFENSA

Cuánta ferocidad. Qué ensañamiento.
(Una, dos… tres).
La fiesta de cumpleaños se tiñe de luto.
Es sábado por la noche. Jessica baila con desenfado y a un ritmo que sólo provocan sus angelicales 17 años cumplidos. Los vecinos de Taco Ralo departen felices.
No imaginan que en unas horas declararán horrorizados.
Sí, dirán que los vieron bailando con embeleso, que fue un ¨largo rato¨, que se veían tan felices. Que Sebastián Roque en ningún momento discutió con ella.
No en público. No cuando se mantiene en el bolsillo trasero del pantalón un puñal con el destino tatuado desde el mango hasta la punta.
(Cuatro; cinco, seis. Siete).
Pero ya pasan de las 10 y la tía Ramona viene a recoger a su hija Analia y a Jessica, quien le toma del brazo para enfilarse tranquilamente rumbo a casa.
Sucede de improviso: al llegar a la esquina de Santa Fe casi Boulevard Norte, Sebastián les sorprende por detrás.
No dice nada. Su rostro no es sino el umbral del mismo infierno. De sus pupilas emerguen lenguetazos de las llamas en las que se regocija el demonio. Ni una palabra.
Sólo asesta un cuchillazo al cuello. Jéssica, herida, cae. Su prima intenta una vana defensa.
“Estaba como loco, no lo podíamos parar”, dirá una vez superada la crisis y revisando sus heridas en la mano.
(Ocho… nueve-diez. O-n-c-e).
El joven empuja y tira a la tía. El pánico se apodera de ellas. Escapan.
(Doce, 13. 14. Quince…)
Jéssica queda absolutamente indefensa. Y Sebastián es sólo ira.
Aprovecha. Ataca con sádica furia a su ex novia. Las puñaladas no siguen lógica alguna. Lo mismo destrozan el rostro, abren el cuello, penetran el abdomen, rasgan el tórax…
Nadie se acerca. Está fuera de sí: comienza a cortarla en pedacitos. El ataque es demencial.
(Diesciseis; diescisiete, diesciocho…)
Y dos más: 19 y 20. Veinte puñaladas, 20 cortes furiosos. Veinte.
Y huye.
Las ambulancias con su ulular incesante llegarán a tiempo para encontrarla viva, pero da su último aliento kilómetros arriba, en el camino hacia el hospital Madrid.
Sebastián corre con la misma velocidad con la que Judas lo hizo y encuentra, acaso siempre lo tuvo localizado, ese árbol a menos de 400 metros de su propia casa. Ahí se ahorcará con un alambre.
Los vecinos asegurarán que estaba obsesionado con la joven. “No quería por nada del mundo dejar de salir con ella”.
Antonia Matilde, de 50 años, madre de Jessica, está desolada. Las lágrimas no cesan. Pero lo peor es el presentimiento. Asegura que ella sabía que en algún momento su hija sería víctima de Sebastián. “Hace dos semanas este tipo cortó la luz de mi casa, se metió por la fuerza y la agarró a mi hija en la habitación. Cuando yo llegué, salió corriendo y se escondió. Fui a hacer la denuncia en la comisaría, pero parece que no me creyeron. Ahora la tengo en un ataúd”.
Papá sigue conmocionado. Su boca no vierte palabra alguna.
Era una chica excelente¨, ¨incapaz de alguna maldad¨, se irá heredando la leyenda de la joven a la que un hombre acosaba todo el día, la celaba, no la dejaba libre y la mató tras una fiesta de cumpleaños.
Es Sebastián Roque. Y hoy cuelga de este árbol, apenas sostenido por un oxidado trozo de alambre. En sus ojos alguna vez se entrometió el infierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías