Luis Alberto Arriaga, el “Lord de la Austeridad” en San Pedro Cholula

Desde los municipios

Por Israel Tepox

Señor Andrés Manuel López Obrador, ¿cuál austeridad? déjeme contarle que haya en las tierras prehispánicas, ésas que una vez fueron invadidas por los españoles, persiste un Lord que a capa y espada desde que llegó a gobernar a esas tierras sagradas ha ido contra sus sagrados mandatos de la cuarta transformación.

Su nombre no es para extraños: Lord Arriaga, que a toda costa ha ido contra su ejemplo y de predicar su mandato, déjeme le cuento que hace poco tiempo lo vieron en La Habana Cuba, tierra de dictadores de donde seguro fue aprender el arte de la represión y el engaño, donde ese Lord es adorado con los fajos verdes que desde la Cholula Milenaria cosecha, ésos que compran todo tipo de lujos, excesos y derroches.

Le cuento que desde el primer día de su pésimo gobierno municipal en San Pedro Cholula desobedeció su ley, Luis Alberto Arriaga y sus plebeyos llegaron a saciar su hambre poder, la primer estocada fue aumentarse el sueldo y así comenzó comenzó a ganarse el apodo de “Lord de la Austeridad”, apadrinado por otro Lord de apodo el Jota Jota.

Don Andrés: no acaba ahí la novela, el lord no tiene límites, no le bastó aumentarse el salario, su hambre no tiene saciedad, cual a costa del sufrimiento y agonía de sus gobernados no logra contener, ya hizo callar las primeras voces que denunciaron que en la campaña extraordinaria por la gubernatura apoyó a un tal Cárdenas y una tal plebeya de nombre Cecilia Monzón ya pagó la primer condena y para callar su traición mandó a la hoguera a quienes, no le lavan la ropa para y los mandó al exilio por no darle la imagen limpia y culta de Lord honesto, transparente y justo.

No bastaron 500 años de esa matanza que tuvo como sede la milenaria Cholula, fue en solo 9 meses que este Lord se encargó de acabar con lo que los aztecas construyeron en años, tal vez milenios. Sr. Andrés Manuel, hace falta controlar a este lord y sus plebeyos antes de que el pueblo tome lanza, la espada y comience una nueva lucha contra este tirano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías