Las centrales obreras en México

Mundo Rural

Hipólito Contreras 

Desde principios del siglo XX, los trabajadores en México se empezaron a organizar para defender sus derechos consagrados en la constitución como derecho a huelga, derecho al trabajo y derecho a un salario.

Fue la confederación de trabajo en México la primera central obrera que se constituyó y entre sus logros más importantes fue la lucha por un horario de trabajo de 8 horas y un día de descanso a la semana. Por esa lucha ocurrieron eventos importantes como la huelga de Cananea y Río blanco. Los patrones en ese entonces rechazaban esas propuestas y querían seguir explotando a los trabajadores.

Después de la CTM, hicieron otras centrales obreras como la CROM que lucharon por los mismos ideales.

Se recuerda la lucha de las mujeres obreras en la huelga de Cananea, donde decenas de mujeres sacrificaron su integridad mental y a veces física por la defensa de sus derechos.

Fue gracias a la lucha de centrales obreras como se lograron conquistas importantes y agregaron otros resultados como el Infonavit y el seguro social, prestaciones que vinieron a mejorar las condiciones de vida de los trabajadores. Esto fue en los gobiernos de Ávila Camacho y Lázaro Cárdenas cuando el movimiento obrero crecía y se desarrollaba.

Actualmente en el siglo XXI cuando las luchas obreras han continuado, aunque con menos movimientos, menos huelgas, pero si muchas desapariciones y encarcelamientos de líderes sin que los gobiernos hayan intervenido para resolver casos.

Se recuerdan movimientos como el de los maestros de 1958 y el movimiento de ferrocarriles los que fueron controlados por el gobierno en turno…

Hoy en el siglo XXI las demandas en las mismas, mejores salarios, vivienda y prestaciones. En el gobierno de López Obrador vino una reducción de los beneficios hasta ahora establecidos en beneficio de los trabajadores como lo fue el aumento de semanas cotizadas entre el seguro social, por lo que jubilaciones tardarían más. Este gobierno también desapareció instituciones como fueron los fideicomisos, el seguro popular y otras prestaciones que aumentaban el nivel de vida de la clase trabajadora.

La lucha obrera sigue y se espera que en los próximos años surjan movimientos fuertes. La duda es si este gobierno responderá favorablemente o tomara medidas unilaterales, lo que puede provocar protestas, huelgas y otras acciones que dañarían la imagen del gobierno, pero que será necesario para defender los derechos de los trabajadores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *