IBERO realiza al año hasta 150 investigaciones sobre problemas del país

La Dra. Marisol Silva Laya

Directora de la División de Investigación y Posgrado, señala que la investigación permite entender los problemas que afectan a la población

La Universidad Iberoamericana realiza hasta 150 proyectos de investigación cada año con el objetivo de colaborar en la solución de los grandes problemas que tiene el país, pues la misión de esta institución educativa es construir una sociedad más justa, solidaria, productiva y pacífica, señaló la Dra. Marisol Silva Laya, directora de la División de Investigación y Posgrado (DINVP).

Silva Laya señaló que desde la DINVP se hacen convocatorias anuales para invitar a participar en investigaciones. Al respecto, señaló que financian alrededor de 44 proyectos cada año, sin contar en las que el cuerpo docente participa de forma externa.

Dijo que la IBERO apuesta fuertemente a la investigación, y eso se refleja en sus 500 profesoras y profesores de tiempo completo, cuya tercera parte forma parte del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) de Conacyt. Pero también se cuenta con docentes que no perteneciendo al SNI dedican parte de su labores universitarias a la generación de conocimiento.

“La actividad de investigación en la IBERO es intensa. En la Universidad queremos generar conocimiento, de eso se trata hacer investigación, no sólo se trata de difundirla ni colocar las condiciones para que haya apropiación de ese conocimiento por parte del estudiantado, sino producir nuevo conocimiento”.

La doctora en Educación añadió que la investigación en esta institución educativa es diversa y variada, pues responde a las principales áreas del conocimiento, desde la humanidades, ciencias sociales, economía, psicología, antropología, ciencias políticas, así como las ciencias básicas, como matemáticas, física, química, entre otras.

Esta División está integrada por la Coordinación Institucional de Investigación y por la Coordinación Institucional de Posgrado; así como por la Coordinación de Desarrollo Académico y la Coordinación de Comunicación Estratégica. Además, por tres Institutos: el EQUIDE; el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) y el Instituto de Investigación Aplicada y Tecnología (INIAT), donde se realiza parte de la investigación que se hace en la IBERO, ya que todos los departamentos de la Universidad las y docentes también llevan a cabo investigación.

“Nuestros investigadores no sólo tienen el compromiso de generar un conocimiento abstracto, que tenga peso en los rankings, sino que tenga un sentido de pertinencia y compromiso con nuestra realidad”.

Retos frente al COVID-19

La DINVP está abocada en atender los desafíos que trajo la pandemia por el SARS-CoV-2 (COVID-19) tanto en la generación de conocimiento para comprender lo que está ocurriendo como en continuar con los proyectos en los que se trabajaba antes del confinamiento.

En ese sentido, Silva Laya señaló que el trabajo realizado desde abril por el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE) con la Encuesta de Seguimiento de los Efectos del COVID-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos (ENCOVID-19), es un claro ejemplo de cómo se debe responder desde la investigación a este tipo de problemáticas.

Reconoció la reacción del equipo del EQUIDE para imaginar y vislumbrar lo que venía con el coronavirus, pues de esta forma desarrollaron la encuesta para monitorear los efectos que ha dejado la pandemia en la población.

“Gracias a esa capacidad de responder a una emergencia y colocar la importancia de la investigación se llenó un vacío de información absoluto que había en el país en relación a lo que ocurría en cuanto experiencias particulares de la población. Ninguna instancia respondió tan oportunamente como lo hizo el EQUIDE. Después se sumaron otras organizaciones”, expresó.

La académica compartió que la investigación, además de generar conocimiento y publicarlo en revistas especializadas, es fundamental para comprender los problemas cotidianos que afectan a la sociedad, iluminar esa comprensión y establecer las rutas de acción.

Asimismo, informó que existen proyectos que se detuvieron tras la pandemia porque implicaban labor de campo. Sin embargo, frente a este panorama, lo que hacen desde la División de Investigación y Posgrado es reconstruirse, acomodando agendas y actividades. Además, se aprovechan espacios virtuales para reforzar redes y vínculos que existen en otras comunidades. Trabajan en descentralizar el levantamiento de información sin perder rigurosidad metodológica.

“Las y los investigadores estamos abocados en eso. Atendemos los desafíos que trajo la pandemia; las investigaciones están saliendo adelante. Algunas, que requerían laboratorios de la Universidad, se han detenido un tiempo mientras cambia el semáforo y podamos volver a las instalaciones”, señaló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *