Claudia Rivera: mover sus piezas de cara al 2021

Roberto Desachy Severino

Guste o no a personajes de su propio partido, como Gabriel Biestro, Mario Bracamonte, etc, que se han concentrado en golpearla sin importarles el daño al morenismo, la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, es la cara más visible de Morena para las elecciones concurrentes del 2021 en la Angelópolis y, por lo mismo, al menos en teoría ella y su grupo político tendrían que ser tomados en cuenta a la hora de repartir las candidaturas.

Claudia Rivera

Así, Biestro y Bracamonte han tratado de adjudicarse facultades que no les corresponden al oponerse a la posibilidad de que Rivera Vivanco busque la reelección por la alcaldía de Puebla en el 2021, pese a que solamente 3 personas pueden definir esa opción: el presidente Andrés Manuel López Obrador como máximo representante de Morena, el gobernador Luis Miguel Barbosa en su papel de jefe político del partido en Puebla y la propia alcaldesa.

Miguel Barbosa Huerta

Los demás, la chiquillada morenista, carece de autoridad moral y facultades políticas para vetar o imponer al siguiente candidato a la alcaldía de Puebla: Pide Mario Bracamonte no especular sobre próximas candidaturas

ELECCIONES LOCALES 2013 Y 2018: RAFAEL MORENO VALLE Y EDUARDO RIVERA PÉREZ, ENEMIGOS PERO IGUAL DE GANDALLAS Y EXCLUYENTES

Incluir o no al grupo político de Rivera Vivanco en la repartición de candidaturas es una decisión que –en su momento –deberán tomar AMLO y el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, quienes podrían tomar en cuenta lo que hicieron Rafael Moreno Valle Rosas y Eduardo Rivera Pérez en el 2013 y 2018:

En la contienda local intermedia del 2013, los archienemigos Moreno Valle y Eduardo Rivera, alcalde de Puebla en ese entonces, echaron a un lado sus diferencias, armaron un bloque común y, con ello, contribuyeron a que el PAN retuviera la Angelópolis. Pese a que se detestaban mutuamente, el ex gobernador le cedió a Lalito Rivera varias posiciones, incluyendo regidurías y una diputación local.

Cinco años más tarde, en los comicios concurrentes del 2018, los mismos Moreno Valle y Lalito Rivera hicieron exactamente lo contrario a lo del 2013, ya que excluyeron de las candidaturas al entonces presidente municipal de Puebla, Luis Banck, quien tampoco hizo mucho por ganar posiciones políticas y que les cobró la “afrenta” con una huelga de brazos caídos en la contienda.

Enemigos, pero igual de gandallas y oje… Rafael Moreno Valle y Eduardo Rivera se quedaron con todas las candidaturas del PAN en Puebla capital y…lo mandaron al abismo, con una de las peores derrotas del blanquiazul en la historia reciente: “Si te apoyo y pierdes, no sería candidato en el 2021”: Eduardo Rivera Pérez

Rafael Moreno Valle

CLAUDIA RIVERA: ¿LOS CAMBIOS QUE FALTAN?

Con la salida de Rubio Acle del ayuntamiento y el nombramiento de uno de los miembros destacados del G7 en la secretaría de Movilidad, Eduardo Covián, la presidenta envió una clara señal de conciliación política hacia los regidores críticos a su gestión y, también, reiteró su intención de forjar una relación política y personal positiva y productiva políticamente con el gobernador Barbosa y su grupo: Eduardo Covián queda como encargado de despacho de la Semovi

Pero para que ella y su grupo político sean incluidos en las candidaturas de Morena en el 2021 e, incluso, para mantenerse vigente en el sector público, Claudia Rivera Vivanco deberá analizar fríamente si los cambios que hizo en su gabinete son suficientes o si necesita mover a más colaboradores, como a sus secretarios General, de Gobernación, Infraestructura, Seguridad Pública, etc.

Porque Liza Aceves, René Sánchez Galindo, Israel Román Romano y Lourdes Rosales son los secretarios municipales que mayor polarización e inconformidad generan al interior del Cabildo, con regidores que –simplemente- no los quieren ni los respetan: Regidores del G5 denuncian supuesto nepotismo de Román Romano

RECOMPONER EL ESCENARIO POLÍTICO-ELECTORAL PARA EL 2021, DEBERÍA SER EL OBJETIVO DEL MORENISMO

Por un motivo de supervivencia personal y de equipo, la presidenta municipal tendría que pensar que varios de sus colaboradores, como los mencionados, no le suman ante el gobernador Miguel Barbosa, la ciudadanía y/o los regidores de un Cabildo que cada día le cuesta más trabajo controlar.

Por lo mismo, Rivera Vivanco debería analizar si con los cambios realizados ya en su gabinete le alcanza para relanzar la administración municipal, mejorar su relación con las ONGS, empresarios, sociedad civil y la ciudadanía en general y, principalmente, tender puentes políticos con el gobernador Barbosa y los regidores del G7: Rivera Vivanco anuncia cambios en su gabinete

De no ser así, quizás sería recomendable realizar todos los movimientos necesarios para consolidar no solamente su gobierno, sino su posición política al interior de Morena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *