Las malas conductas fortalecen la violencia de género

Maricela Allende Marcito

El machismo es el pan de cada día que no solo sufren las mujeres, incluye a niños y niñas, un problema tan latente que no alcanzamos a comprender porque no podemos erradicarlo. ¿Cómo cambiarlo? No es nada sencillo, pero tampoco imposible.

El problema radica en el ejemplo que les damos a nuestros niños desde muy pequeños, los malos hábitos se aprenden con solo mirarlos, y si en casa los pequeños lo que observan es como las parejas discuten, se agreden físicamente, y uno simplemente calla, lo único que están aprendiendo es que alguna de esas conductas es buena y conforme van creciendo esa idea queda grabada en su mente, la cual no es fácil de borrar, porque durante su infancia la vieron constantemente y se les hizo normal, porque esa conducta es la misma que tienden a repetir con sus parejas, con amigos, o con alguna persona cercana.

La violencia de género está basada en una conducta que se aprende al paso del tiempo mediante la observación, aunque de igual forma podemos decidir si queremos ser de esa forma, somos capaces de decidir cómo queremos ser, porque dañar a las personas, es una cuestión de conducta y no de valores.

Valores hay muchísimos y se enseñan, pero los estamos entendiendo mal, porque el decir te pega tu esposo, como un ejemplo, y dar un consejo como: no te dejes, defiéndete, y aquí es donde la otra persona entiende mal, lo que se le está tratando de comunicar, es que denuncie la agresión a la estancia correspondiente, que pida ayuda, que alce la voz, más no que se ponga al tu por tu con su pareja o agresor. De estos ejemplos podríamos poner miles y no terminaríamos, y casi siempre veríamos que realmente se están entendiendo mal los valores.

ATACAR A UNA MUJER ES DESTROZAR A TODA LA FAMILIA

Podemos enseñar todos los valores a nuestros hijos, pero si nosotros hacemos lo contrario, será muy difícil que la conducta que aprendieron estos pequeños no sea violenta en algunos años. La violencia de género como ya es conocida viene de tiempos remotos, porque desde que los niños nacían les adjudicaban un color, si es niña que se vista de rosa, si es niño que sea de azul, las niñas que jueguen con muñecas, los niños con carritos, ni pensar en que las niñas usarán pantalón, eso es para hombres.

Así es como se ha ido creando la violencia de género, desde cómo se tienen que vestir, que pueden y que no jugar, es la construcción social en la que todos hemos sido participes, porque nos lo han ido enseñando de generación en generación, no hemos sido capaces de ver que el problema que hoy nos aqueja con gran fuerza es uno que hemos construido nosotros mismos, sin aceptar que hoy en día tiene severas consecuencias.

La falta de empatía hacia las víctimas también es violencia de género, seamos más conscientes si vamos a opinar, porque no solo les quitan la vida a nuestras mujeres, se la destrozan a todas sus familias.

Cambiemos esas malas conductas que tenemos en casa, para que nuestros niños solo aprendan a hacer el bien a los demás y de esa forma tratar de evitar que causen daño a otros, miremos sus actitudes, hablemos con ellos, compartamos juegos, seamos más que padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *