Enfermedad de PRRS genera pérdidas para las granjas mexicanas

Rossi A. G. 

El segmento Porcícola de la farmacéutica veterinaria Boehringer Ingelheim Animal Health México (BIAH) llevó a cabo del 24 al 25 de abril en Playa del Carmen el evento “American PERSpective”, un simposio que reunió a más de 100 especialistas, médicos veterinarios y líderes de la industria provenientes de 12 países diferentes para hablar sobre PRRS (Síndrome Respiratorio y Reproductor Porcino, por sus siglas en inglés), ofreciendo así una perspectiva científica y práctica de la enfermedad, diagnóstico, control, bioseguridad y noticias sobre las últimas investigaciones.

Con un total de 9 ponencias focalizadas y 3 sesiones de trabajo en grupos divididos, se dieron a conocer las nociones más actualizadas que impactan a la industria porcícola derivadas de esta enfermedad.

Jean Claude Chévez, Director del segmento de Cerdos de BIAH, señaló que este padecimiento continúa siendo un reto importante para veterinarios y productores en todo el mundo y que, conocer las nuevas herramientas de diagnóstico y prevención, así como redefinir la bioseguridad dentro y fuera de sus granjas, es indispensable.

Cabe señalar que el síndrome reproductivo y respiratorio porcino es una enfermedad económicamente significativa que puede impactar tanto en la reproducción como en las fases de destete al final de la producción, caracterizándose por una deficiencia reproductiva, la incapacidad de concebir, partos prematuros, lechones débiles, inicio repentino de fiebre, inapetencia, tos y neumonía.

Lance Mulberry, economista de Knowledge Ventures, LLC especializado en PRRS, explicó que esta serie de síntomas produce un crecimiento lento, un deterioro en la eficacia de la alimentación, mortalidad y una pérdida tanto en cerdos totales comercializados como en el valor por kg, lo cual se traduce a menos ingresos y mayores costos por sacrificio, medicamentos, intervención de veterinarios, mano de obra, limpieza, etc.

“El aumento en el costo laboral durante un brote de PRRS depende en parte de las acciones específicas de la granja, no se puede medir ni subestimar el impacto económico de la enfermedad de acuerdo a una sola experiencia ya que depende de la cantidad de animales, zona, movilidad etc. por lo que es importante recalcar que la vacunación y contar con herramientas de monitoreo ayudarán a evitar significativamente su presencia”puntualizó.

En ese sentido, durante el evento se aprovechó para hablar de p-Track, una aplicación desarrollada por Boehringer Ingelheim, con la cual es posible rastrear y monitorear los múltiples riesgos asociados con los agentes que transportan patógenos en las granjas (objetos, personal, visitas, u otros fómites) brindando así una gran herramienta de prevención para los productores y demostrando –una vez más– el liderazgo indiscutible en el control de PRRS.

Además, el Dr. Fernando Rodríguez, Director del CRESA-IRTA, aseguró: “Es importante señalar que, si bien son enfermedades diferentes, las buenas prácticas para el control de PRRS pueden servir como guía para evitar la transmisión del virus de la Peste Porcina Africana (PPA) y mejorar de esta forma el plan de vigilancia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías