Muere un menor migrante de 2 años bajo custodia del Gobierno de EE. UU; van 4 fallecidos desde diciembre

TELEMUNDO 

Un niño guatemalteco de dos años y medio ha muerto este miércoles después de cruzar la frontera de Estados Unidos junto a su madre, según ha informado el cónsul de Guatemala. Se trata del cuarto niño que muere bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza desde diciembre.

Tekandi Paniagua, cónsul de Guatemala en Del Rio, Texas, informó el miércoles de que el niño había ingresado a Estados Unidos con su madre a través de El Paso, Texas, y fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza el 5 de abril. Paniagua dijo que el menor tenía fiebre alta y dificultad para respirar, y que las autoridades lo llevaron a un hospital de niños el 7 de abril donde le diagnosticaron neumonía.

El pequeño permaneció hospitalizado durante más de un mes hasta que finalmente falleció el miércoles. El Washington Post reportó por primera vez su muerte.

Los defensores de los derechos de los migrantes han cuestionado durante mucho tiempo la capacidad de la Patrulla Fronteriza de cuidar a los miles de padres e hijos bajo su custodia. La agencia dice que está abrumada por el aumento de familias migrantes que cruzan la frontera de EE. UU. y México.

Otros menores fallecidos

El 2 de mayo un bebé de 10 meses murió ahogado cuando la balsa en la que cruzaba el Río Grande junto con su padre, en el lado estadounidense de la frontera con México, se volcó. El hombre y el bebé viajaban con nueve personas más, todos provenientes de Honduras. Al momento de volcar la balsa, los migrantes no se encontraban baja custodia de ninguna autoridad.

Un día antes de la tragedia en el Río Bravo, un joven guatemalteco de 16 años murió en un hospital por una infección en el cerebro. El migrante se encontraba bajo la custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados. El adolescente permaneció varios días en terapia intensiva, antes de fallecer en un hospital de Texas.

El día que los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas lo transfirieron a la agencia que se encarga de encontrar un hogar provisional a los menores indocumentados, el joven aparentemente se encontraba en buen estado de salud.

Sin embargo, al día siguiente, el 21 de abril, comenzó a quejarse de una fiebre, dolores de cabeza y escalofríos. Desde entonces estuvo bajo supervisión médica. Pero falleció el 30 de abril. Era el tercer caso de un inmigrante que moría bajo la custodia de las autoridades.

El segundo caso fue el de un niño guatemalteco de ocho años, Felipe Gómez Alonzo. El primero el fallecimiento de una niña de 7 años identificada como Jakelín Caal, que murió en la misma zona controlada por la Patrulla Fronteriza en la que ha fallecido esta cuarta víctima registrada en abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías