Lorena Cuellar, neutralizada en Tlaxcala…al menos por ahora

    Lorena Cuéllar Cisneros

Roberto Desachy Severino

Si cuando concluya la “telenovela Puebla”, el Tribunal Electoral del Poder Judicial (TEPJF) determina respetar el voto mayoritario de los poblanos y ratifica a Martha Erika Alonso Hidalgo como gobernadora, ¿qué señal política enviaría le AMLO a la propia Martha Erika si nombrara a Luis Miguel Barbosa Huerta como su macrodelegado?.

Desde luego que habría una absoluta coincidencia en que sería una muestra de rechazo, de desdén amlista hacia la propia gobernadora hoy electa e, incluso, hacia los ciudadanos y sectores de Puebla que – en su momento- apoyaron a Andrés Manuel López Obrador y a la mayoría de candidatos de Morena, pero no simpatizaron con el ex senador.

Algo así pasó en Tlaxcala cuando AMLO designó a Lorena Cuéllar Cisneros como la representante principal de su gobierno, ya que la ex perredista fue la adversaria del gobernador, Marco Mena, en la elección del 2016 por la gubernatura y nunca ha disimulado sus deseos de revancha política y, quizás, hasta personal.

Y sí, Lorena Cuéllar será la mega delegada amlista en Tlaxcala, pero todo apunta a que – al menos por ahora – no podrá desatar los infiernos contra Marco Mena, quien mantiene una relación cordial, institucional y, por lo que se ve, muy productiva con el próximo gobierno federal.

VIENTO EN POPA, LA LLEGADA DE LA SECRETARÍA DE CULTURA FEDERAL DEL PRÓXIMO GOBIERNO A TLAXCALA

La secretaría de Cultura del próximo gobierno federal se instalará en Tlaxcala a partir del 4 de diciembre, porque el proceso avanza en tiempo y forma, luego de que quien será titular de dicha dependencia, Alejandra Fraustro Guerrero, y el ejecutivo de dicho estado sostuvieron una reunión positiva el pasado lunes: Anuncian Marco Mena y Alejandra Frausto instalación de Secretaría de Cultura en el ITC de la Capital

Como se ha informado, ya fue designado el edificio del actual Instituto Tlaxcalteca de Cultura (ITC) como la futura sede de dicha dependencia federal y la fluidez con que ha caminado este tema es una muestra clara, palpable de la buena relación política entre las gestiones amlista y la de Marco Mena.

Hasta el momento, Lorena Cuéllar y las hordas morenistas de Tlaxcala que esperaban que con el triunfo de López Obrador llegaran los tiempos de la venganza política han sido neutralizados, rebasados.

Quizás todo cambie en 3 años, durante las elecciones federales intermedias del 2021, pero –por ahora – la relación entre la próxima gestión de López Obrador y el gobierno de Tlaxcala es muy positiva.

Marco Mena
Alejandra Frausto Guerrero

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías