¿Quieres ser feliz? Académico explica la importancia del contacto físico

Staff/Rossi

  • El cuerpo pide el contacto físico que está asociado a la liberación de oxitocina, vasopresina, dopamina y endorfinas
  • Este retorno conlleva cuidados especiales que se quedarán como nuevos hábitos

Por la pandemia, el cerebro ha padecido el llamado distanciamiento social y esta situación ha propiciado un aumento en los niveles de depresión. Por esto, es muy importante que ante un mayor número de personas vacunadas se regrese paulatinamente a actividades sociales que generen mayores niveles de felicidad, y vínculos de apego y amor romántico, expuso el Dr. Mario Buenrostro, director del Laboratorio de Neurociencias de la IBERO.

“El cerebro nos pide, el cuerpo pide el contacto físico que está asociado a la liberación de oxitocina, vasopresina, dopamina y endorfinas. Si nosotros cortamos esto, no vamos a dejar de querer a las personas, pero nuestro cuerpo lo reciente. Se va a requerir adaptarnos a esta nueva realidad y tomar todas las precauciones necesarias, pero no alejarnos más del contacto”, refirió.

Este retorno conlleva cuidados especiales que se quedarán como nuevos hábitos: lavarse las manos continuamente, usar cubrebocas y estar alerta de síntomas respiratorios. Si se respetan estos hábitos adquiridos, podremos continuar fortaleciendo lazos de amor, amistad y compañerismo.

Sobre este tema, el Dr. Buenrostro Jáuregui expuso que las conductas motivadas son las respuestas que los seres vivos dan a estímulos externos o internos. Estos estímulos pueden ser impulsos electroquímicos, neuronales y hormonales. Estos mensajeros químicos permiten que las personas y los animales cambien de lugar o se muevan.

En específico, para la humanidad, las conductas motivadas son aquellas que mueven a las personas para que alcancen sus deseos, explicó el académico.

El amor y el apego son dos conductas motivadas que han sido de interés para las neurociencias. Desde esta perspectiva, el cerebro es controlado por neurotransmisores como la dopamina, la serotonina, oxitocina y las endorfinas, y a su vez este órgano es el encargado de liberar estas sustancias, añadió.

El apego es una necesidad de estar con alguien, es un vínculo que se da entre madre e hijo, entre amigos y entre las parejas. Este deseo imperioso de estar con otra persona no necesariamente implica deseo sexual. El apego tiene la impronta de mantener en conjunto a los seres vivos sociales y es importante desde el punto de vista afectivo y de supervivencia, precisó el académico especialista en neurociencias.

“Este fenómeno nos ayuda a sobrevivir. Tiene una alta función evolutiva porque hace que estemos juntos. Está asociado a la vasopresina y a la oxitocina. Si estamos juntos, tenemos mayores posibilidades de sobrevivir. No nada más los seres humanos, los animales trabajan mejor en conjunto”, detalló.

El profesor expuso en un video publicado en el Canal de YouTube de la División de Investigación y Posgrado que en el amor romántico, el deseo sexual sí está presente. El amor romántico está relacionado con el apego, pero más con el deseo sexual.

El deseo libera dopamina que incrementa la motivación. Por otro lado, niveles bajos de serotonina están asociados al trastorno obsesivo-compulsivo.

IFrameBrenda Macías/ICM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *