La veracruzana Atilana fue la novena eliminada de “MasterChef”

Por Mino D’Blanc

En la emisión del viernes 8 de enero de “MasterChef” la noche fue muy especial llena de magia en compañía de los Tres Reyes Magos, en donde además de dignificar la tradición que reúne a las familias mexicanas, explicaron el significado de la importante fecha, aunado a los relatos de los 12 participantes en su infancia.

Los chefs tuvieron tres retos complicados para permanecer en la competencia en donde cada vez las fricciones, enemistades y reacciones inesperadas suben de tono.

La bella y experimentada conductora Anette Michel anunció el primer reto de la noche, que fue la “Caja de la Realeza”, en donde el elemento estelar fue la preparación de la tradicional Rosca de Reyes, resultado vencedor el participante que lograra hornear el mayor número de roscas individuales en las condiciones requeridas. Para dicho reto, los experimentados chefs Betty, Adrián y Joserra en compañía del chef invitado Fernando Stovell, dieron una útil introducción acerca del reto y su elaboración.

Además, todas las roscas hechas por los doce cocineros se sumaron para una noble causa entregándose a niños de una casa hogar por lo que no dudaron en poner mayor empeño en sus elaboraciones. El tiempo de fermentación en dos fases fue de los mayores retos que tuvieron que tomar en consideración, motivo que puso en tensión y apuros a todos los participantes quienes consideraron que las dos horas que les dieron fueron insuficientes.

En opinión de los cuatro chefs, las roscas que mejor cumplieron con los requerimientos y mayor número de piezas hechas fueron las de David, Rolando, Meche y José Luis, quienes obtienen el beneficio de subir al balcón aunque fue el tamaulipeco Rolando el que gana, al lograr hornear el mayor número y con ello la ventaja de definir el siguiente reto.

Antes de dar paso a la siguiente cocinada, el experimentado chef Stovell impartió una útil e interesante master acerca de la preparación de helado en honor a los Reyes Magos.

Para este segundo “reto creativo”, la gran sorpresa fue la preparación de comida Árabe, Hindú y del norte de África, en honor a los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltazar. Esta prueba y el origen de los platos que cada uno de los ocho participantes cocinó la definió Rolando quien sacó de su zona de confort a más de uno y mostró sus preferencias con otros.

En general y a pesar de las recomendaciones e introducción dada por los cuatro chefs, de nueva cuenta, todos estuvieron muy tensos al encontrarse con ingredientes fuera de lo común y en consecuencia, se vieron en aprietos.

Además, para los que estaban observando desde el balcón principalmente Rolando, Meche y José Luis, fue reprobable lo que Atilana hizo con su proteína principal (cordero) al dividirlo en su cocción aparte de ganarse un fuerte regaño departe del chef Stovell en el momento de la degustación. También Lizzi e Itzel no convencieron con sus preparaciones, resultando el talón de Aquiles para la segunda el “cordero”, que le faltó cocción.

En este reto las mejores propuestas fueron las de Salime con comida Hindú; mientras que Adriana y Oswaldo cocinaron Africana, siendo el ganador este último logrando subir al balcón.

Para el último y temido reto de “eliminación”, en voz del chef Herrera, tuvieron que cocinar el tradicional y emblemático Tamal en una de sus múltiples preparaciones mexicanas. Los mejores subirían al balcón; mientras que los peores estarían automáticamente en zona de riesgo. Una vez más, la técnica fue la preparación de su masa así como el uso de ingredientes que resaltaran la extensa diversidad de ingredientes que hay en nuestro país.

Durante esta última prueba los participantes se sintieron más seguros de lo que tenían en mente para presentar, aunque el chef Joserra recomendó a Atilana no intentar hacer su ya muy recurrido “adobo”.

Las propuestas más sobresalientes fueron las de Erubiel, sorpresivamente Lytzi y Salime también lograron buenos comentarios aunque en su momento dudaron de convencer a los exigentes chefs, Itzel también resultó favorecida. El tamal de Soldado Esquivel estuvo un poco seca la masa y el de Adriana tampoco convenció; finalmente Atilana también tuvo algunas fallas a resaltar.

Desafortunadamente y después de una minuciosa degustación de los chefs Betty, Adrián y Joserra, finalmente tomaron la determinación de que Atilana, oriunda de Veracruz, no avanzara por falta de técnica en sus preparaciones, resultando la novena participante en entregar su mandil y abandonar su sueño de continuar en la competencia gastronómica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *