Los daños en el corazón son parte del envejecimiento

STAFF/AEH

  • Inicia III Simposio Ciencia que palpita, en la Unidad de Seminarios

Después de los 50 años se incrementa el riesgo de enfermedades, entre estas las cardiovasculares. Los daños en este órgano son parte del proceso de envejecimiento, el cual está relacionado con estrés oxidativo, situación en la que las células están expuestas a un ambiente de oxidación por un gran número de factores, entre ellos la alimentación, expuso Patricia Aguilar Alonso, académica de la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ) de la BUAP.

         Durante su participación en el III Simposio Ciencia que palpita: promoviendo ambientes saludables para prevenir enfermedades cardiovasculares, la doctora Aguilar Alonso comentó que una manera de cuidar al corazón es consumir flavonoides -entre estos el resveratrol-, sustancias que protegen al organismo del daño producido por agentes oxidantes.

         Tras citar el estudio de Serge Renaud y colaboradores en 1992 sobre la mortalidad cardiovascular en la población de varios países, la académica de la FCQ detalló que este trabajo determinó una menor mortalidad cardiovascular de los franceses por el consumo moderado de vino, a pesar de una ingesta elevada en grasas y carne.

          El secreto del vino es el resveratrol, un compuesto antioxidante que ayuda a prevenir la lesión de los vasos sanguíneos, reducir el colesterol de lipoproteínas de baja densidad y prevenir los coágulos sanguíneos. No obstante, una botella tiene una concentración menor de 10 mililitros de esta sustancia, por lo que para mantener sano al corazón tendría que consumirse una gran cantidad de alcohol, lo cual no sería sano. Lo ideal es consumir una copa por las noches.

          Para dar cuenta de los beneficios del resveratrol, la doctora Patricia Aguilar dio a conocer los resultados de un experimento con ratas Wistar, modelos animales a los que se administró este polifenol durante 4, 6 y 8 meses, para analizar su estrés oxidativo.

         Los resultados mostraron una reducción del estrés oxidativo y protección a los cardiomiocitos (células del músculo cardiaco). “Concluimos que la actividad antioxidante que ejerce el resveratrol en cardiomiocitos durante el proceso de envejecimiento en ratas tratadas con esta sustancia se debe a que inhibe la producción de oxidantes y no a la interacción del resveratrol con el sistema antioxidante endógeno, como la activación de las enzimas catalasa y superóxido dismutasa”.

         Ciencia que palpita se lleva a cabo en la Unidad de Seminarios, en Ciudad Universitaria, con la presentación de carteles, conferencias, actividades artísticas y una feria de ciencias, con temática alusiva al cuidado y conocimiento del corazón. Asimismo, se encuentra la unidad móvil de la Facultad de Medicina que proporcionará servicios de toma de signos vitales y antropometría, electrocardiograma y pruebas rápidas de VIH, sífilis y glucosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías