IBERO monta exposición de la obra artística del Jesuita Andrea Pozzo

Rossi A. G.

· Estará en el Túnel Cultural de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México todo el semestre Otoño 2019

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México inauguró la exposición ‘Andrea Pozzo, S. J., artista barroco de la Compañía de Jesús’, muestra que estará durante todo el semestre Otoño 2019, en el Túnel Cultural de esta institución, informó la coordinadora de Creación y Reflexión Artística, Lic. Alejandra Chong González.

Con un total de 30 obras expuestas, la IBERO hace un homenaje a uno de los artistas barrocos más destacados de los siglos XVII y XVIII, y muestra el aporte de la Compañía de Jesús a las humanidades y la cultura. De acuerdo con información del montaje, la obra de Andrea Pozzo tiene vigencia porque presenta el carisma ignaciano como una invitación por servir.

Luis Galaviz, asistente de la Coordinación de Identidad y Misión, afirmó que el artista jesuita (1642-1709) asumía el trabajo, las obras, la producción artística e intelectual, como medio para acercar las almas al creador. En segundo lugar, que lo importante era transmitir el conocimiento; entendió que el saber no era exclusivo ni objeto de acumulación.

En tercer lugar, “mostrar que el arte es el camino hacia Dios. En la actualidad se hace a través del discernimiento y los Ejercicios Espirituales; en la época barroca del siglo XVII, esto se hacía a través de la contemplación artística, en la cual se involucraban todos los sentidos para vivir una verdadera revelación divina.

Enfatizó que “por ello y otros más elementos, es que lo consideramos un jesuita de nuestro tiempo, y su punto de fuga siempre nos conduce a un dios creador, infinito como su obra”, y esas características se pueden ver en la exposición montada en la IBERO, ya que se colocaron elementos pictóricos, escultóricos y arquitectónicos para disfrute de los asistentes.

Según los curadores de la exposición, “Andrea Pozzo constituye un referente porque encausas sus experiencias de fe y espiritualidad hacia la traducción visual: pintura, escultura y arquitectura. El oficio fue su herramienta para construir el discurso el discurso visual que aún nos conmueve, nos cuestiona y nos brinda diversos caminos para la reflexión de la realidad y del mundo interno”.

Acercarnos a nuestras raíces

Por su parte, la Mtra. Araceli Téllez, directora de Formación e Incidencia Ignacianas, comentó que es importante a nuestras raíces, pues al ser una Universidad confiada a la Compañía de Jesús, debemos conocer la filosofía que nos envuelve, desde un carácter no confesional, es decir, sin importar cuál es nuestra preferencia religiosa.

“Los jesuitas tienen la gran ventaja de que hicieron cosas que nos tocan el alma, no importa cuál sea nuestro espacio religioso. Creemos que el nombre de la galería (Andrea Pozzo) hace referencia sí a un jesuita, pero sobre todo a un artista que marcó una época, que hizo una obra que sigue estando vigente y que nos sigue diciendo cosas”.

“Estoy convencida que el camino espiritual, cualquiera que profesen, más cerca a nuestros seres universales, a nuestro dios o diosa, tiene que ver con el arte. Entre más cercanos estamos al arte, más cercanos estamos a encontrar un lugar de luz, de paz y amor. Dejen que su corazón sea tocado por el arte”.

Detalles de la exposición

Las de las obras de Andrea Pozzo, S. J., montadas en el Túnel Cultural de la IBERO fueron tomadas de los libros Perspectiva de pintores y arquitectos (1693-1698), que consta de 200 láminas grabadas al buril, con texto explicativo de cada una de ellas, y el Mirabili disinganni (1642-1707). Además, algunos cuadros son reproducciones de la bóveda de la iglesia de San Ignacio, en Roma.

Respecto al periodo barroco en Europa y América, que abarcó gran parte del siglo XVII y la primera mitad del XVIII, se caracterizó por la representación del movimiento en las figuras humanas y el uso de las líneas diagonales en las composiciones de las pinturas; se pone a jugar la luz y la sombra así como las formas envolventes y garigoleadas en la arquitectura.

A la inauguración asistieron además de los mencionados en la nota: Dr. Javier Cuesta, director de la División de Humanidades y Comunicación; Dr. José Sols Lucia, director del Departamento de Ciencias Religiosas; el Padre Carlos Espinosa, de la Coordinación de Identidad y Misión; Ing. Pablo Reyna, director de Incidencia; y Miguel Ángel Ortiz Bonilla, jefe de Exposiciones, Documentación y Memoria.

Datos

Andrea Pozzo nació el 30 de noviembre de 1642, en Trento, Italia, y murió en 1709, en Viena, Austria.

Fue jesuita, pintor, arquitecto y escultor, grabador, maestro, cuadraturista y tratadista en el periodo barroco en Italia.

Ingresó a la Compañía de Jesús en 1665 y en 1676 pronunció sus votos.

La galería que lleva su nombre fue abierta en 2008, y es el recinto más importante del campus y del Sistema Universitario Jesuita.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías