Mario Mendivil, el hombre que quiere despojar a la BUAP de Los Lobos

Roberto Desachy Severino

Multipropiedad, arbitrajes más que amañados, mediocridad eterna, juegos y hasta títulos arreglados, como el de aquélla final entre América y Pumas en la temporada 83-84 – cuando el árbitro Joaquín Urrea abiertamente condujo a las Águilas al campeonato al negarse a sancionar un claro penal contra ellas- son algunas de las taras de la Federación Mexicana de Fútbol (Femexfut) que mantienen estancado al deporte más popular en el país: Hablemos de aquella noche de Querétaro……1984 – 1985

Lamentablemente, 34 años después de esa vergonzosa jornada arbitral-televisiva en el estadio Corregidora de Querétaro, la Femexfut –hoy con otros personajes, pero con las mismas mañas- continúa involucrada en maniobras burdas, corruptas, más propias de la mafia que del deporte profesional, como ocurre hoy con el intento de un grupo de sujetos encabezado por Mario Mendivil de despojar a la BUAP de parte de su patrimonio: el equipo de futbol de primera división, Los Lobos.

   Mario Mendivil

Mario Mendivil, José Antonio Álvarez y Juan Carlos Bozikian cometieron un fraude contra la BUAP al “vender” el equipo Lobos a un grupo empresarial de Ciudad Juárez encabezado por Alejandra de la Vega, sin cumplir con los contratos firmados con la Máxima Casa de Estudios de Puebla y pese a que no tenían facultades legales para ello.

El pasado 3 de julio, en Récord, uno de los periódicos deportivos más populares del país, el columnista Ignacio Suárez, “El Fantasma”, publicó documentos probatorios de que Mendivil, Álvarez y Bozikian tratan de vender lo que no es suyo, porque el convenio firmado con la BUAP les daba el manejo administrativo -deportivo del equipo, pero no su propiedad ni les facultaba para venderlo SIN consultar ni indemnizar a la universidad:   Lobos, venta con olor a fraude

FEMEXFUT Y TELEVISA, EN RIESGO DE SER EXHIBIDOS ANTE EL TRIBUNAL ARBITRAL DEL DEPORTE (TAS)

En su escrito, Ignacio Suárez exhibe muchas inconsistencias legales de Televisa nacional y Enrique Bonilla, presidente de la Femexfut, porque se prestaron a un burdo intento de despojo y pretender avalar el robo millonario de una franquicia de futbol de primera división profesional: Denunciará BUAP a Mendivil, Federación Mexicana de Futbol y a Televisa por la venta de Lobos

Durante la gestión de Enrique Bonilla, la Femexfut ha cometido con total impunidad y desparpajo verdaderos atentados contra este deporte, como promover la proliferación de jugadores extranjeros en detrimento de los mexicanos, eliminar el descenso de los malos equipos, que ahora pagan –literalmente- por su permanencia, condicionar el ascenso y sacar a la selección nacional de la Copa América y a los equipos mexicanos de la Libertadores

Como títere en turno de Televisa nacional al frente de la Federación Mexicana de Fútbol, Enrique Bonilla ha podido cometer estos agravios con la complicidad de la gran mayoría de los dueños de los equipos: Se agudiza problema por venta de Lobos BUAP

   Enrique Bonilla

Así que es más que probable que este personaje crea que puede ser cómplice de este intento de despojo contra la BUAP y salir impune otra vez, pero se le olvidan varios aspectos importantes: la universidad no tiene nada que perder, está dispuesta a todo por recuperar su propiedad y, además, planea recurrir a instancias internacionales –como la FIFA y el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS)- para exigir justicia.

LA URGENCIA DE TELEVISA NACIONAL Y FEMEXFUT POR SACAR A ALFONSO ESPARZA DE LA LIGA

Así que la querella legal de la BUAP contra Televisa nacional, la Femexfut y los Mendivil podría servir para exhibir muchos manejos obscuros, violaciones legales y anomalías que arrastra el balompié mexicano y que incluso la FIFA ha tolerado, debido a que –en lo referente al derecho en el deporte mundial- el TAS es una instancia superior a la que encabeza Gianni Infantino.

Es muy probable que si el TAS le echa una ojeada a la manera en que Televisa nacional maneja el futbol, encuentre cosas muy interesantes. Una de ellas es, quizá, la razón por la que la empresa de Emilio Azcárraga y la propia Femexfut están tan urgidos de sacar a Alfonso Esparza de este deporte.

El rector de la BUAP se convirtió en un personaje extraordinariamente molesto, incómodo para Televisa y Emilio Azcárraga en septiembre del 2017, cuando al interior de la Femexfut se analizaba qué cadenas de televisión transmitirían los partidos de pésimo producto deportivo, pero estupendo negocio: la Selección Mexicana de Fútbol.

   Emilio Azcárraga

DESDE EL 2017, ALFONSO ESPARZA Y LOS LOBOS SE CONVIRTIERON EN “SOCIOS INCÓMODOS DE LA FEMEXFUT

Televisa y TV Azteca habían dejado de tener los derechos de transmisión de la escuadra mexicana y empresas internacionales, como Telemundo, NBC y UNO quisieron competir por ellos e hicieron una oferta de más de 250 mdd, hasta que una comisión de dueños encabezada por el ex propietario del Santos, Alejandro Irarragorri, se sacó de la manga un papel que SUPUESTAMENTE estaba oculto y que, según él, le daba al duopolio la extensión de la concesión ¡por otros 8 años!: Los derechos de televisión del Tri se negociarían por debajo del agua

Como representante de Lobos BUAP y junto a los propietarios de los equipos Pachuca, León y Monterrey (Jesús Martínez Patiño, Jesús Martinez Murguía y Grupo Femsa, respectivamente) el rector Alfonso Esparza cuestionó y se opuso a la burda maniobra de duopolio televisivo y la comisión de dueños, con el argumento de que nadie sabía de dónde había salido ese papelito desconocido para todos y que, además, la selección perdería dinero.

Pero, como borregos, el resto de los dueños y/o enviados de los equipos de la primera división profesional terminaron plegándose a los intereses económicos de Televisa y TV Azteca, como hacen siempre: Televisa y Azteca mantienen derechos de Selección Mexicana

Así que desde hace poco menos de 2 años, Lobos BUAP y su rector, Alfonso Esparza, se convirtieron en “socios incómodos” de la Femexfut para Televisa, Azteca y sus cómplices, como el indefendible Enrique Bonilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías