¿Qué pasó con el helicopterazo?

Mundo Rural

Hipólito Contreras

Este lunes 24 de junio se cumplieron seis meses del supuesto accidente aéreo en el que perdieron la vida cinco personas, entre ellas la gobernadora Martha Erika Alonso y el Senador Rafael Moreno Valle. Han transcurrido 180 días y nada se sabe de lo que realmente pasó, un acontecimiento que dañó mucho a Puebla.

Es cierto que en un caso de estos, en un accidente aéreo, las investigaciones tardan un poco, intervienen expertos en varias áreas, por un lado intervienen las autoridades civiles municipales, estatales y federales con el fin de investigar un posible atentado dadas las circunstancias políticas y sociales en que sucedieron los hechos, por otro los especialistas en aviación para saber si el helicóptero de fabricación canadiense presentó fallas técnicas, algún desperfecto que haya conducido a su desplome.

Es una investigación minuciosa, lenta, pero al final se da un veredicto, un resultado de todo lo investigado, la verdad sale y se hace pública.

Eso es justo lo que los poblanos piden, que se esclarezca el supuesto accidente del 24 de diciembre que dejó a Puebla sin gobernadora y un dolor muy grande por los fallecidos, entre ellos la gobernadora que venía de un triunfo electoral ratificado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, a ese nivel ya no había el supuesto fraude que alegaban los perdedores, ya magistrados federales habían ratificado el triunfo de Martha Erika.

Han pasado seis meses de los fatídicos sucesos y nada se sabe aún, el gobierno guarda silencio, ninguna autoridad ha dicho nada, da la impresión que lo que buscan es que el asunto se vaya olvidando, borrando de la mente de los poblanos, pero eso no va a suceder nunca, seguirán exigiendo la verdad de los hechos, si todo tipo de accidente se aclara, este también se tiene que aclarar.

Se dicen mil cosas sobre lo ocurrido, algunas disparatadas, como eso de que la ex gobernadora y ex senador viven, que fingieron su muerte y que están en algún lugar, esto no tiene sentido.

Lo que se está haciendo, se supone, es una investigación seria, profesional, por parte de las autoridades federales y estatales, así como por los especialistas en aviación, la verdad saldrá a flote.

Si estamos en la famosa cuarta transformación ocultar un hecho como este podría en duda de que avanzamos en la transformación del país. Transformar es cambiar, avanzar por el camino del bien, reformar leyes para que sean positivas y benéficas a la sociedad, y aplicarlas, por supuesto.

Los poblanos esperan que este mismo año se diga todo, sea lo que sea, si fue accidente por qué pasó, y si fue atentado que se siga investigando para saber qué pasó. Este gobierno se vería muy mal si callara, su imagen de un gobierno transformador se vendría abajo.

Que pudo ser accidente, pudo serlo, sí, toda máquina humana es susceptible de fallas por muy moderna que sea, el ser humano siempre tendrá errores y que no se pueden prever.

Este helicóptero era nuevo, modelo 2011, avanzada tecnología canadiense e italiana, con mantenimiento óptimo, era como para no fallar, por eso sorprende lo ocurrido, pero ya los especialistas nos dirán lo que pasó.

Vamos a esperar que el gobierno federal muy pronto cite a los medios nacionales para que acompañado del equipo de especialistas informe todo lo ocurrido la tarde del 24 de diciembre del 2018, los poblanos se lo agradecerán y reconocerán.

Esta es una buena oportunidad que tiene el nuevo gobierno para que los mexicanos crean que efectivamente estamos en el gobierno de la cuarta transformación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías