Los políticos también lloran…alrededor de 30 alcaldes y/o altos funcionarios han sido asesinados en Puebla del 2011 a la fecha

Roberto Desachy Severino

Habrá, incluso, quien se congratule de ello, pero la realidad es que resulta preocupante y lamentable el que en Puebla se haya convertido en una profesión de grave riesgo personal el ser presidente municipal, regidor, director de Seguridad Pública y, desde luego, policía, como lo demuestra el hecho de que al menos una veintena de estos personajes hayan sido asesinados desde el 2011 a la fecha.

Las alarmas se encendieron –a nivel estatal-el pasado 5 de junio, cuando fueron secuestrados el actual alcalde de Huehuetlán el Grande, José Ángel González y 3 trabajadoras del DIF municipal, quienes, afortunadamente, aparecieron con vida ese mismo día por la noche: Se despliega operativo por tierra y aire para localizar a edil de Huehuetlán el grande y tres colaboradoras: SGG y SPP

Un día antes, el regidor de Ecología de Gobernación, Carmelo Juárez García, fue baleado en el periférico en un presumible intento de secuestro y/o de homicidio, pero -como su camioneta es blindada- pudo resistir el ataque: Amenazas de grupo criminal, una de las hipótesis en ataque a regidor de Amozoc

Ya no cabe duda de que la delincuencia organizada se asentó en Puebla, cobra el derecho de piso, practica la trata de personas, el huachicoleo e, incluso, se da el lujo de rafaguear presidencias municipales, como hizo en la de Tecamachalco en febrero pasado: Atacan alcaldía y comandancia de Tecamachalco tras operativo de Gendarmería

SI USTED QUIERE LANZARSE PARA PRESIDENTE MUNICIPAL…MEJOR PIÉNSELO 2 VECES

Es muy peligroso ser presidente municipal en Puebla. Por ejemplo, el ataque que sufrió el actual edil de Huehuetlán el Grande, José Ángel González, fue “leve” en comparación con el que padeció uno de sus antecesores en ese cargo, José Santamaría Zavala, quien fue asesinado el 2 de agosto del 2016 y se convirtió en uno de los 7 alcaldes poblanos liquidados entre 2013 y 2028, según el medio nacional Alcaldes de México

En noviembre del año pasado, dicha publicación alertó que, junto a Oaxaca, Durango, Michoacán, Tamaulipas, Veracruz, EdoMex y Guerrero, Puebla es una de las entidades con mayor riesgo para quienes deciden “alquilarse” como ediles: Finaliza sexenio con la cifra más alta de alcaldes y ex alcaldes asesinados

Y la realidad así lo demuestra, debido a que entre 2011 y 2018 fueron asesinados –según un recuento elaborado por Desde Puebla 6 alcaldes que estaban en funciones, 5 ex ediles, 7 regidores, 2 presidentes auxiliares, un precandidato a presidente municipal, un edil electo y un ex director de Seguridad Pública.

Los presidentes liquidados cuando todavía ejercían sus funciones eran de San Salvador El Verde, Huehuetlán el Grande, Huitzilan de Serdán, Tlalnepantla, Tepexco y Naupan. También fue asesinado el 3 de septiembre del 2018 Félix Aguilar Caballero, que era el munícipe electo de Nopalucan.

REGIDORES Y EX ALCALDES, TAMBIÉN EN PELIGRO

Pero en Puebla no “solamente” se volvieron frecuentes los homicidios contra alcaldes en funciones, sino que también se ataca a los ex ediles, como les ocurrió al de Cuapiaxtla de Guerrero, Domingo Arenas, Lázaro Cárdenas, Altepexi y San Felipe Xochiltepec. Algunos de los regidores asesinados estaban en San Felipe Xochiltepec, Quimixtlán, Chignahuapan, Jopala (2 casos), Quecholac y Chietla.

Los ex presidentes auxiliares de Mecapalapa y Santa María Cosamaloapan, Jesús Antonio Hernández Jiménez y José Guadalupe Romero Chanes, sufrieron el mismo destino fatal: la muerte. Ambos fueron liquidados en el 2016, durante la gestión del ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas.

La lista de estos altos funcionarios municipales muertos de manera violenta la completan Isaías Ruiz Garrido, de 74 y ex titular de Seguridad Pública de Zacatlán, que fuera encontrado degollado en diciembre del 2017 y Aarón Varela Martínez, que aspiraba a la alcaldía de Santa Clara Ocoyucan por Morena.

Varela Martínez fue liquidado en marzo del 2018, aunque en este caso se presume que fue un crimen político, ya que Santa Clara Ocoyucan arrastra el predominio de una de las organizaciones priístas más radicales a la que, incluso, se le ha vinculado con hechos violentos, como lo es Antorcha Campesina: La historia de Aarón Varela, candidato asesinado en Puebla que buscó quitarle poder a Antorcha Campesina

CAMPAÑA DIRECTA A LA TUMBA

En febrero del año pasado, José Jairo García Oliver buscaba la candidatura del PAN a una diputación local por el distrito de Huejotzingo, pero primero fue reportado como “desaparecido” por su familia y pocos días después apareció tirado en una barranca, con visibles huellas de haber sido asesinado: Aspirante del PAN a diputado local fue asesinado en Puebla

Y también durante los comicios concurrentes del 2018 fueron asesinadas una candidata del PVEM a diputada local, Juana Maldonado, junto con su compañera de partido y, en ese momento, regidora de Salud en el municipio de Juan Galindo, Érika Cázares: Asesinan a candidata y regidora del PVEM en Puebla

Luego de participar en un evento de campaña, viajaban juntas en la carretera de Jopala, en la Sierra Norte del estado, en un coche Volkswagen cuando un comando las baleó. Este crimen artero fue uno de los que más llamaron la atención durante la elección del año pasado por la gubernatura de Puebla, aunque –desafortunadamente- no fue el único.

En marzo del 2018 también fue liquidado Gustavo Martín Gómez, candidato a la presidencia municipal de Francisco Z Mena, quien fue balaceado en un restaurante de Metlatoyuca: Asesinado a tiros un candidato del PRI en Puebla

LAS POLÉMICAS, DISCUTIDAS Y MUY VIOLENTAS ELECCIONES CONCURRENTES DEL 2018 EN PUEBLA

Y durante las muy polémicas –y sobre todo violentas-elecciones locales del año pasado los del PRI no la pasaron nada bien, no solamente porque quedaron en el último lugar, sino debido a que les mataron a varios de sus candidatos y/o representantes seccionales.

El 1ro de julio del 2018 fueron asesinados Fernando Herrera Silva y Lázaro González, quienes resultaron muertos en el domicilio de uno de ellos, en el municipio de Chignahuapan, supuestamente durante un enfrentamiento con panistas: PRI-Puebla confirma el asesinato de representantes seccionales en Chignahuapan

Este recuento de políticos y/o candidatos asesinados en Puebla en los tiempos recientes demuestra que la inseguridad y violencia –toleradas y a veces fomentadas desde el poder público- no discrimina y alcanza a todos los niveles. En pocas palabras, los políticos también lloran…por la inseguridad que ellos mismos han provocado, tolerado o no han sabido combatir.

Pero también abre una interrogante muy preocupante: ¿si ya ni los alcaldes, regidores y demás funcionarios están seguros…qué podemos esperar los ciudadanos “de a pie”, que no tenemos acceso a escoltas ni al erario gubernamental?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías