Recuperado el gallo de cobre que coronaba la aguja de Notre Dame

EL PAÍS

La estatua ha sido encontrada entre los escombros de la catedral incendiada.

El gallo de cobre repujado que coronaba la aguja derruida en el incendio de la catedral de Notre Dame ha sido recuperado, según ha informado una fuente del Ministerio de Cultura francés al periódico Le Parisien. Las primeras informaciones apuntaban a que el fuego había consumido la icónica escultura, que según la Iglesia albergaba las reliquias de Santa Genoveva y San Denis, así como un fragmento de la Corona de Espinas de Cristo. Se desconoce el estado de las reliquias que contenía el gallo.

La aguja de Viollet-le-Duc, conocida como la flèche, añadida por el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc en 1859-1860, que se alzaba 93 metros sobre el suelo, estaba coronada por esta escultura. “¡Increíble! Un miembro de GMH [agrupación de empresas restauradoras de monumentos históricos] ha encontrado entre los escombros el gallo”, publicó en Twitter el pasado martes Jacques Chanut, junto con dos fotografías de la escultura.

Uno de los restauradores encargados de buscar entres los escombros de la catedral ha sido quien lo ha encontrado, explica Le Parisien. “Está abollado, pero puede ser restaurado”, comentó una fuente del ministerio de Cultura al periódico parisino.

Pese a la rápida expansión de las llamas, muchas obras lograron ser salvadas intactas del incendio gracias a la acción de “una cadena humana”, en palabras de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. La flèche y el campanario situado en la parte posterior de la nave desaparecieron una hora después del comienzo del incendio.

Pese a la gravedad del fuego, la lista de objetos evacuados es considerable. La Corona de Espinas, pieza clave del tesoro de Notre Dame, logró ser salvada. Otras piezas de inmenso valor, como el fragmento de la Cruz del Calvario y uno de los clavos que sirvieron para fijar a Cristo, también escaparon a las llamas. Además, fue rescatada la Túnica de San Luis, jubón que el rey Luis IX vistió en 1239 para acoger esa Santa Corona. Las 16 estatuas de cobre que fueron colocadas en la parte posterior del edificio durante su ampliación en el siglo XIX también escaparon a las llamas, al haber sido desplazadas por las autoridades la semana pasada para ser restauradas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Categorías