Normales Rurales Normales Rurales

La resistencia de las normales rurales 

Las organizaciones estudiantiles de las normales rurales del país ante el acoso gubernamental para desaparecerlas, han tenido que salir de las aulas para luchar no sólo por la construcción de un México más justo sino para asegurar la sobrevivencia de sus centros de estudios.

María del Carmen Ojesto Martínez, Senadora del PT, informó que los estudiantes normalistas de todo el país se han caracterizado en ese sentido por ser puntales de la resistencia contra el neoliberalismo y las reformas estructurales que vienen aplicando los tres niveles de gobierno, rechazando principalmente las reformas educativa, energética y laboral porque en los hechos han probado que sólo benefician a los gobiernos corruptos y a los empresarios, condenando a la pobreza, despojo y miseria total a la mayoría de los mexicanos.

Los estudiantes han venido realizado diferentes actividades: políticas, culturales y educativas en rechazo de las reformas estructurales, acciones coordinadas siempre con el pueblo y el magisterio, pero sobre todo han estado demandando diálogo con las autoridades estatales para resolver su problema apremiante de carencia de recursos.

Actividades que todo el tiempo han sido pacíficas y sustentadas por los derechos que nos brinda la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sin embargo, como otros muchos que luchan en esa misma línea, como toda respuesta han recibido la criminalización pública y la represión.

Uno de los problemas de las normales rurales es la falta de recursos para el óptimo funcionamiento de las escuelas que ha traído como consecuencia la baja de la demanda en el ingreso a las normales, pero otro, no menos grave, es la inestabilidad laboral que desde hace 3 años enfrentan los egresados, ingresados al servicio personal docente, pero sin que les sea garantizado el pago de su salario.