Tapachula Chis; JUN 20 (interMEDIOS).- Durante el periodo de campañas políticas, los grupos vulnerables se han convertido en el objetivo de los candidatos para mostrar su lado sensible, sin embargo no están dispuesto a mejorar sus condiciones de desarrollo una vez que llegan a estar al frente del gobierno.

El Presidente de la Asociación Caminando por Una Esperanza de Vida (Caesvi), Rómulo de Jesús Salazar Arias, afirmó que las personas con alguna discapacidad solo son vistas por los candidatos como un botín político en época de campañas, por una vez concluyen las votaciones son olvidados.

Pidió a los candidatos a puestos de elección propuestas de desarrollo y no dádivas, como sillas de ruedas, bastones ni muletas, ya que es una obligación de las autoridades en turno asistir a las personas discapacitadas con estos equipos.

Dijo que los grupos vulnerables requieren de oportunidades de desarrollo tanto en materia de educación y laboral, ya existe una marcada exclusión en las instituciones que impide a las personas tener oportunidades de superación para ellos y sus familias.

"No pedimos sillas de ruedas, bastones, despensas o dinero, sino queremos oportunidades para un desarrollo social y humano para cada uno de nosotros, que se logrará al generar inclusión en las instituciones educativos y con un trabajo digno y bien remunerado, ya que actualmente somos excluidos de este tipo de actividades" abundó.

Señaló que también requieren de capacitaciones que permitan a las personas con discapacidad aprender un arte u oficio que les permita auto emplearse y generar ingresos económicos para sus familias, y por ello exigen a los candidatos dejar de verlos solo como "limosneros".

Puntualizó que estas peticiones están fundamentadas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en tratados internacionales que establecen a los gobiernos permitir en acceso a las personas con discapacidad tanto las instituciones educativas como a un trabajo digno.