Tapachula Chis; JUN 15 (interMEDIOS).- De las cuatro estaciones de monitoreo que se contaban en diferentes puntos del volcán Tacaná, una de ellas ya fue objeto de actos vandálicos, por lo que se disminuye la vigilancia a este coloso; sin embargo para los investigadores de la Unicach, no determina una gran diferencia en los resultados para poder prevenir a la población en caso de alguna actividad volcánica.

La Directora de Gestión de Riesgos y Cambio Climático de la Unicach, afirmó que todas las estaciones de monitoreo, son propiedad del Servicio Sismológico Nacional, incluida la estación que fue desmantelada, esta se encontraba en el Plan Las Ardillas, lugar que se encuentra en las faldas del Volcán Tacaná.

Dijo que las tres estaciones de monitoreo que siguen en pie se encuentran en Toquián y Pavencul en Tapachula y Chiquihuites en Unión Juárez, los cuales han lanzados registros de alerta verde, es decir, que no representan ningún riesgo para la población.

Por su parte el investigador en gestión de riesgos de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, Miguel Ángel Alatorre mencionó que es fundamental tener estos sistemas de monitoreo, porque va indicar la intensidad de la actividad que tiene el volcán, ejemplificó que el monitoreo avisa con mucha antelación que el magma rompe las paredes para una futura erupción, y es lo que da tiempo para que actúen las autoridades.

Detalló que es muy probable que el volcán de Fuego de Guatemala, haya tenido actividad sísmica con antelación, donde ya se esperaba que en cualquier momento pudiera haber una erupción mayor, pero era difícil identificar una erupción mayor.

Puntualizaron que la información que transmiten las tres estaciones en el volcán Tacaná es en tiempo real vía telemetría y se concentra en la estación central, posteriormente se guarda de inmediato y se reenvía vía satélite a la sede del Servicio Sismológico Nacional.