En el marco del Día del Ingeniero Agrónomo, la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Unach reconoció el papel que desempeñan los profesionales en la región del Soconusco, ya que al estar en una zona 100 por ciento agrícola su trabajo es preponderante para la producción de materia prima con un enfoque responsable.

El Director de la Facultad, Carlos Gumaro García Castillo, dio a conocer que la importancia de contar con ingenieros agrónomos es aportar a la soberbia agro alimentaria que hoy está en riesgo.

Dijo que la región sur sureste del país será en breve la encarga de proporcionar alimento para atender la demanda de la población y ahí es donde entran los profesionales, porque son ellos los responsables de producir pero bajo esquemas sistemas sustentables e inocuos.

Señalo que el ingeniero agrónomo es un individuo que se dedica a producir los alimentos que se requieren y sobre todo con la responsabilidad de que estos sean benéficos a la salud de la población, por ello se trabaja en la institución bajo estándares de calidad para desarrollar profesionales capacitados.

Detalló que la facultad cuenta con más de 2 mil 300 egresados y en promedio aporta al campo laboral 45 profesionales por semestre, además desde el 2005 también se aporta ingenieros agroforestales, todos con la responsabilidad de producir alimentos, evitar plagas y enfermedades, así como la transformación de productos primarios.

Enfatizó que mientras la población vaya en aumento siempre se requerirá de los ingenieros agrónomos para producir alimentos y ante esta situación se busca formar al joven bajo un esquema de agronomía empresarial e incluso con la puesta en marcha del parque agroindustrial y la Zona Económica Especial, habrá un abanico de oportunidades para los egresados, ya que la región netamente productora del sector primario.

Cabe hacer mención que dentro de las actividades que se realizaron fueron, la demostración de la extracción de miel inocua, un recorrido por el sistema de riego en ladera, presentación de productos primarios, cursos de viverismo, la puesta en marcha de una estación meteorológica y el jaripeo tradicional.