Miércoles, 14 Febrero 2018 19:54

El oficio de la fotografía, una actividad vigente a la par de la tecnología

Escrito por Marvin Bautista

Con la nueva tecnología, tomar una fotografía y poderla contemplar el tiempo que queramos, es tan fácil como un clic desde el teléfono celular y listo; eso no se podía ni imaginar cuando don Pastor Juárez tomó su primera fotografía hace más de 40 años en el parque central Miguel Hidalgo de Tapachula, pues este oficio que se convirtió en un arte en su época no la hacían muchos, por ello los fotógrafos del centro eran tan solicitados.

Don Pastor Juárez Díaz tiene 61 años, pero desde que era joven, es decir con 20 años de edad, él comenzó en este trabajo, quizás por la influencia de su padre que también fue fotógrafo y le enseñó las técnicas que en ese entonces se utilizaban.

Dijo que en esa época una vez tomada la fotografía, venía lo más difícil, que era revelar, porque no había dónde se hiciera el trabajo en la ciudad, y se tenía que recurrir a laboratorios establecidos en el centro del país, es por eso que cada foto que se tomaba antes, comenzaba su historia desde que se oprimía el disparador.

Después con el paso del tiempo, la tecnología se acercó a Chiapas, posteriormente se instaló un laboratorio en Tuxtla Gutiérrez a través de una empresa denominada "Foto Claudia", ahí las entregas eran más continuas, para que años después se estableciera el primer laboratorio de revelado en Tapachula.

Suspiró por aquellos tiempos, y consideró que con las nuevas tecnologías sólo ha cambiado las formas de dar el servicio, ya que ahora son instantáneas y de diferentes tamaños, pero sobretodo, lo que le ha ayudado a permanecer en el mercado es la atención que le da a sus clientes, que es reconocida y valorada.

Aunque con la llegada de los celulares con cámara podría pensarse que disminuye el trabajo de los fotógrafos, sin embargo don Pastor mencionó que quizás la forma ha cambiado, pero hay mucha gente en Tapachula que demanda fotos impresas, más aún en ciertas temporadas que en las escuelas piden fotografías de diferentes tamaños, o en graduaciones o diferentes festejos, es decir, a mucha gente le gusta verse en un papel fotográfico.

Quizás es porque las nuevas generaciones ya no ven como un negocio a la fotografía, o por otras razones, pero lo que es cierto es que en los últimos 10 años ha disminuido el número de fotógrafos del centro.