CENTRA, una oportunidad de rehabilitación para jóvenes adictos en Chiapas

La vida con drogas, alcohol y con algún tipo de adicción, es vacía, de sufrimiento, en el que muchos encuentran como única salida el suicidio, narró con lágrimas en sus ojos un joven interno en el Centra Tapachula.

La vida de Jorge Ulises a sus 28 años, ha sido complicada por su adicción al alcohol, la mariguana y en los últimos años, el crack, su vida estudiantil y laboral se vio truncada y lo lamentable es que también se alejó de sus amigos y familia.

Originario de Villa Comaltitlán, Jorge Ulises inició a los 17 años con su adicción, y en su caso no es porque no tuviera el cariño y el apoyo de sus padres, sino por malas amistades, la curiosidad y la falta de voluntad, se hundió en un abismo casi inacabable.

Afortunadamente después de consumirse física y espiritualmente, Jorge pensaba que no tenía cabida en ningún lugar; al final una luz en su camino se iluminó y fue en la ocasión en que un amigo le platicó sobre el CENTRA, es como pudo visualizar así una cura para su enfermedad.

Dijo que llegó muy deprimido, abandonado, pero rápidamente al entrar al programa del CENTRA pudo poco a poco darse cuenta de todo el daño que se estaba causado.

Detalló que culminó con la licenciatura en Enfermería, pero por culpa de sus adicciones no se pudo titular, además mientras estudiaba, tenía un taller de balconería que también terminó por causa de las drogas.

A 10 semanas de estar con el programa del CENTRA, Jorge Ulises siente que es una persona renovada, con nuevos sueños y nuevas metas, además dijo que cuando termine con el programa de internamiento, correrá a recuperar a su familia, que para él es lo principal.

Pero también dejó un consejo a quienes inician con el consumo del alcohol o las drogas a que están a tiempo a devolver a la vida su verdadero valor, que es estar al lado de los seres que los quieren y a no truncar oportunidades.