Un poblano que murió por traumatismo craneoencefálico en el Hospital de Traumatología y Ortopedia del IMSS, fue quien realizó la primera donación multiorgánica del año en el estado, aunque sus

órganos beneficiarán a personas más allá de las fronteras.

De acuerdo con el médico Francisco Morales Flores, director del nosocomio ubicado en la Diagonal Defensores de la República, seis pacientes del Centro Médico La Raza y el Hospital Médico Infantil de la Ciudad de México, recibirán válvulas y riñones de un héroe anónimo que pudo dar vida después de la muerte.

La persona falleció de muerte cerebral, luego de haber sufrido un traumatismo craneoencefálico, por lo que al contar con la autorización de los familiares, el personal médico del nosocomio procedió a extraerle los órganos, contando con sólo 24 horas para trasladarlos hacia la Ciudad de México y llevar a cabo el trasplante.

"Si la familia no lo autoriza no hay medio que mueva para que se lleve a cabo el trasplante. A pesar que sea mayor de edad, a pesar de contar con la tarjetita. Los familiares deben estar de acuerdo con la donación", informó la médico Sandra Blanca Mora, encargada de trasplantes del IMSS, quien apuntó que cuando una persona sufre paro cardíaco, aún puede donar piel y hueso, órganos muy necesarios en el Hospital de Traumatología y Ortopedia.

Disminuyen donaciones en 2017

La médico informó que durante el año que acaba de terminar, en el Hospital de Traumatología y Ortopedia del IMSS se llevaron a cabo 14 donaciones, mientras que en el año anterior (2016), se recibieron 22, lo cual habla de una disminución en el caso de aquellos pacientes cuyos familiares decidieron donar.

Si una persona muere por traumatismo craneoencefálico y se le declara muerte cerebral, es candidato a donar órganos como riñones, válvulas cardíacas y córneas, entre otros. Si una persona muere en cambio por un paro al corazón, únicamente puede donar tejido óseo y piel.

Por su parte el director del nosocomio atribuyó ese déficit de donaciones a factores como las creencias religiosas, los prejuicios, el desconocimiento o la ignorancia, por lo que invitó a las personas a superar ese tipo de errores y animarse a convertirse en donador. Ambos insistieron en que para ello, lo más importante es que se comunique tal intención a los familiares.

"Hay más de 21,000 pacientes a nivel nacional en espera de un tejido o un órgano y la verdad es que tenemos muchas defunciones, muchas muertes cerebrales que pudieron ser positivas a la donación, sin embargo las familias por tabúes, por tradiciones, por cuestiones religiosas muchas veces no aceptan esas donaciones. Por eso es importante que empecemos a cambiar esa cultura", señaló el galeno, quien recordó que los trasplantes en el IMSS son completamente gratuitos.