Menotti: "A México se le exige estar en los cuartos de final"
César Luis Menotti, exfutbolista y entrenador argentino, quien en 1991 y por casi año y medio, dirigió a la selección mexicana de fútbol aseguró que el Tri ya no es un simple participante del Mundial, sino que ya es un protagonista en la justa.

"En algún momento, México era feliz con el hecho de participar en un Mundial. No tenía otra exigencia. Pero luego empezó a tener protagonismo. Y hoy, entre los protagonistas, es uno de los países que están más cerca de que lo elijan para ser candidato. Ya no se conforma con ser protagonista. El público les empieza exigir que se sientan candidatos. Alguna vez Perú lo fue, pero después retrocedió. No se sostuvo, como México. Hoy, no le basta al futbolista mexicano con pasar la primera ronda. A México se le exige estar en los cuartos de final, porque se lo ganaron los jugadores. El futbolista no debe perder la serenidad ni el compromiso. Esta exigencia por ahí lo lleva a México a no tener la tranquilidad que se necesita para la alta competencia. Puede ser un rival difícil para cualquiera. Si yo soy Argentina, a mí no me gustaría enfrentarlo".

En otro orden de ideas, Menotti, en entrevista para el diario El Heraldo de México, señaló que uno de sus más grandes ídolos es el exboxeador Julio César Chávez.

"He visto muchas peleas, desde la época de Ray Sugar Robinson en adelante. El boxeo mexicano ha tenido peleadores increíbles. A mí me hizo llorar Julio César Chávez. Siento una gran admiración por él. Fue el primero que me enseñó que para meter la mano izquierda, había que ir con la derecha adelante. Era mi ídolo, yo lo amaba. Nunca vi un tipo con ese coraje y esa fuerza en los puños; era demoledor. Es el Pelé del boxeo", aseguró.

Hablando de los personajes que más le han causado algo, Menotti señaló a otros tres.

"Extraño mucho la mente de dos tipos del fútbol, con los que tuve una enorme relación afectiva: Rinus Michels y el Flaco (Johan) Cruyff. Tengo un aprecio muy especial por Miguel Mejía Barón, que ni él lo sabe, y por varios jugadores del fútbol que prefiero no nombrar. Le voy a contar una anécdota que para mí es única: un día tuve la oportunidad de conocer a (Jorge Luis) Borges. Fui a hacerle una nota a su casa. Me hizo reír mucho, de verdad. Fue increíble: 'Usted debe ser muy famoso', me dijo. '¡Bah!, no sé. Sólo fui campeón del mundo'. 'Porque mire que acá ha venido gente importante, eh', siguió. 'Y mi empleada es la primera vez que me pide un autógrafo suyo' (se ríe). Hubo un momento en el que le pregunté sobre los poetas populares. Y él me dijo: '¿A qué se refiere con 'poetas populares'? Dígame uno'. Le dije: Homero Manzi, un autor de tangos y milongas. Y él me contestó: 'no me gustan mucho los poetas que utilizan la palabra Arrabal'. 'Pero usted la usa mucho', le dije. 'Ah, ¿usted me lee a mí? ¡qué manera de perder el tiempo!'. ¡Me dejó muerto!, no sabía qué decirle".

"Un día estaba sentado en un canal de televisión y entró una señora. Se paró delante de la mesa y me dijo: ¿Cómo le va, señor Menotti?'. Era María Félix. ¡Una cosa insólita! Yo la conocí y nadie sabe de eso. Hicimos una publicidad para una marca de teléfono. Era una mujer que me gustó mucho desde joven. Estaba enamorado de su belleza, de su personalidad. Que me la haya encontrado yo, en un canal de televisión en México, fue una cosa insólita. A mis amigos siempre les digo: '¿Saben ustedes quién fue el amor de mi vida? María Félix, y yo la conocí'. Se ríen todos. ¡Pero es verdad! Vino ella a saludarme, yo no sabía qué decir. Fue una vergüenza, casi me muero".

Respecto a si existe un Menottismo, el exjugador aseguró que no y dio sus razones.

"¡No!, es un disparate (se ríe). Los que han intercedido en esta historia son otros, no yo. Las cosas no son antiguas o modernas, son buenas o malas. A mí me gustaría ser tan antiguo como el Flaco Cruyff jugando. Un día, a Adolfo Pedernera, el maestro de (Alfredo) Di Stéfano, le pregunté: '¿Cómo se siente cuando le dicen maestro?'. 'Es que ya no compito, por eso me dicen maestro', me dijo (se ríe). A mí me pasa igual, no se puede probar. Los jugadores que jugaron antes, hoy jugarían. Y los que juegan hoy, no sé si hubieran jugado antes. Es una lucha eterna. No hay que dejarse atrapar con el modernismo".

Sobre quién es el mejor futbolista en la historia, hubo una respuesta que invita a los aficionados a Lionel Messi a hacer una reflexión.

"Hay cuatro reyes en esa mesa: Pelé, Cruyff, Di Stéfano y (Diego Armando) Maradona. Tipos que se aburrieron de ser cracks. Pelé superó todo, como él no hubo ni habrá. No creo que pueda aparecer algo mejor que él. Habría que crear un robot mágico, para tener lo que había en su cabeza. Messi va a camino a ser el quinto de ellos. Pero la gente no se da cuenta que ya tiene 30 años, que no es un nene. Acá lo tratan como si lo fuera. Está más cerca de su final, que de su comienzo", destacó.