En una de sus pocas noches de descanso, libre de compromisos en la Copa del Rey y la Liga de Campeones, Lionel Messi aprovechó la oportunidad para pasar el día de San Valentín con uno de los amores de su vida.
Pero no estamos hablando de su esposa, Antonella, sino del Señor Hulk, el gigantesco Dogo de Burdeos de quien el astro argentino compartió algunas fotos en su cuenta de Facebook.

Hulk hasta logró opacar las gambetas de Messi. Después de todo, nada dice mejor "Te amo" que un piso de cocina impecable cubierto de gruesa baba perruna.

No obstante, por el simple hecho de su tamaño, Hulk puede darse el lujo de salivar cuándo y dónde quiera.