La final de Rusia 2018 quedó definida. Francia y Croacia disputarán la Copa en un juego que probablemente nadie esperaba por lo contrastante de los equipos. Por un lado, Francia con sus jóvenes estrellas y por otro la sorpresiva e incansable Croacia.

Un partido que inclina la balanza para los 'Bleus', que por su efectividad deberían imponerse, sin embargo, los croatas podría apelar a una pequeña racha en los Mundiales para alzarse con la gloria. Desde 1998 las selecciones que disputan su primera final logran dar la vuelta olímpica.

Los primeros en inaugurar esa cábala fueron los propios franceses. Después de 15 justas mundialistas sin tener éxito, en el que su máximo logro era llegar al partido por el tercer puesto, tuvieron la oportunidad en 1998 de convertirse en el tercer país en organizar dos Copas del Mundo.

Con un plantel de ensueño consiguieron avanzar como primeros del Grupo C, para enfrentar a Paraguay en octavos de final y vencerlos 1-0. Luego, en cuartos, se impusieron en una cardíaca tanda de penales ante Italia, para colocarse en las semifinales ante Croacia, a los que vencieron 2-1. En la final se enfrentarían a Brasil, para ganar 3-0 y lograr su primer campeonato en el Stade de France.

Once años después, en el Mundial de Sudáfrica 2010, España tendría la misma oportunidad que los franceses, pues con un equipo plagado de los mejores jugadores del mundo como Andrés Iniesta, David Villa, Xavi Hernández y Fernando Torres pudieron conseguir su primera participación en semifinales, y a la postre enfrentarían a Holanda en la final para vencerlos con un agónico gol de Iniesta en el tiempo extra.

Con este triunfo, La Furia Roja fue el primer país europeo en ser campeón fuera del continente.

Ahora, esa oportunidad podría ser para los dirigidos por Zlatko Dalic, que casualmente tuvieron su primera participación en la máxima justa en 1998, cuando fueron la revelación en Francia al culminar en el tercer lugar.

De ahí fueron en decadencia al grado de no calificar en el 2010. Hoy el fútbol les sonríe y llegaron a la final en Rusia para poder reivindicarse y tal vez levantar por primera ocasión la anhelada Copa del Mundo.