A escasas horas de debutar con Portugal frente a España en el Mundial de Fútbol de Rusia, Cristiano Ronaldo ha llegado a un acuerdo con las autoridades españolas para terminar con una investigación en su contra por supuesto fraude fiscal.

De acuerdo al periódico El Mundo, el astro del Real Madrid aceptó pagar 18.8 millones de euros (casi 455 mil millones de pesos), además de una pena de dos años de cárcel.

No obstante, ha trascendido que el delantero portugués únicamente quiere definir si el castigo en prisión podría reemplazarlo por una multa para que la pena no sea suspendida, pues si a futuro reincide en una causa penal, esto podría jugar en su contra.

Cabe recordar que la fiscalía española señala al deportista por usar entre 2011 y 2014 una estructura en sociedad para defraudar por 14.7 millones de euros (poco más de 355 mil millones de pesos) de forma consciente y voluntaria.