Roberto Desachy Severino Roberto Desachy Severino

Nuevamente exhibidos por organismos internacionale

3 organismos internacionales de mucho peso: Organización de Estados Americanos (OEA), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión (Rele), le dieron una exhibida más a Enrique Peña Nieto y a su fracasado gobierno federal.

Presentaron el “Informe conjunto del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión y el Relator Especial para la libertad de expresión de la CIDH sobre su misión a México”, en el que –por decirlo amablemente- reprobaron al presidente de México en materia de defensa de la libertad de expresión y en proteger a los periodistas.

Invitados por la propia gestión peñista, representantes de dichas ONGS - encabezados por el Relator Especial, Edilson Lanza y por David Kaye, Relator Especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión- estuvieron en el país del 27 de noviembre al 4 de diciembre del año pasado y sus conclusiones confirman que México padece un aterrador panorama en materia de violencia, inseguridad y derechos humanos:  Enrique Peña Nieto…el sexenio de la muerte

Los relatores de la OEA, CIDH y Rele estuvieron en la Ciudad de México, Veracruz, Tamaulipas, Guerrero y Sinaloa, también se reunieron con más de 250 periodistas y representantes de la sociedad civil de 21 entidades federativas distintas, de acuerdo al informe presentado de manera conjunta.

PERIODISTAS Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN, 2 DE LOS SECTORES MÁS GOLPEADOS DURANTE EL PEÑATO

La misión encontró que “México atraviesa una profunda crisis de seguridad que afecta gravemente los derechos humanos de su población. Uno de los aspectos centrales de la crisis es el debilitamiento del Estado de derecho y la gobernabilidad a nivel local que se ha extendido en el país, que facilita y, al mismo tiempo, se ve exacerbada por homicidios, desapariciones y torturas.

“Aunque el padecimiento es extendido, a menudo los hechos de violencia se han dirigido a quienes son más indispensables para dar a conocer la situación de conflicto e inseguridad, corrupción y criminalidad: los periodistas.

“La delincuencia organizada se ha infiltrado en la vida pública del país, sobre todo a nivel de los estados y los municipios, conforme lo transmitieron decenas de funcionarios gubernamentales, periodistas y ONGS a los Relatores Especiales reiteradamente durante la visita”.

El informe de la CIDH, OEA y Rele es demoledor no solamente para el gobierno federal, sino también para administraciones estatales y municipales: “además del uso de la violencia en todas sus formas, actores delictivos y autoridades públicas intentan cooptar a periodistas para sus propios fines y coaccionarlos para que difundan información que favorezca a las organizaciones delictivas o perjudique a sus opositores”

73 PERIODISTAS ASESINADOS DEL 2010 A LA FECHA Y 44 INTENTOS DE HOMICIDIO

Pese a que los investigadores encontraron positiva la creación, en el 2010, de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), también advirtieron que México padece desde hace años una ola de violencia indiscriminada contra periodistas:

“Los datos reunidos por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)ofrecen un panorama catastrófico de la situación de los periodistas en México: desde 2010, 73 periodistas han sido asesinados, 12 periodistas han sufrido desaparición forzada y hubo 44 intentos de homicidio.

“Desde 2006, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha registrado 52 ataques contra medios de comunicación. En 2017, se registraron al menos 12 homicidios de periodistas: Cecilio Pineda, Ricardo Monlui, Miroslava Breach, Maximino Rodríguez, Filiberto Álvarez, Javier Arturo Valdez, Salvador Adame, Héctor Jonathan Rodríguez, Cándido Ríos, Juan Carlos Hernández Ríos, Edgar Daniel Esqueda, Castro y Gumaro Pérez Aguilando.

“Desde inicios de 2018 y hasta la época en que se redactó este informe fueron asesinados cinco periodistas: Carlos Domínguez, Pamela Montenegro. Leobardo Vázquez; Juan Carlos Huerta and Alicia Díaz; y todavía se desconoce el paradero del periodista Agustín Silva”.

SECUESTRO Y DESPLAZAMIENTO, OTRAS AGRESIONES FRECUENTES CONTRA REPORTEROS

El informe conjunto de la OEA, CIDH y Rele asevera que “muchos de los ataques han tenido como víctimas a periodistas que informaban sobre corrupción, narcotráfico, colusión de funcionarios públicos con la delincuencia organizada, violencia policial y temas electorales.

“El secuestro de periodistas sigue siendo una modalidad extendida de agresión, usada a menudo como forma de intimidación, para atemorizar a quienes pretenden investigar e informar sobre ciertas cuestiones. En la mayoría de esas desapariciones forzadas, posteriormente el periodista es hallado asesinado.

“El desplazamiento interno de periodistas también se ha convertido en una característica predominante de la situación en el país. Aunque no hay datos que indiquen la cantidad de periodistas desplazados en el país, los Relatores Especiales determinaron que muchos se trasladan a la Ciudad de México, mientras que algunos se desplazan en otros estados o incluso hacia otros países.

“Muchos se ven obligados a dejar a sus familias y no pueden encontrar trabajo”. Este panorama catastrófico para los medios de comunicación, libertad de expresión y periodistas se agrava por fallas institucionales, sistémicas de todos los niveles de gobierno, ya que “no existe un único sistema que obtenga y recopile datos sobre agresiones contra periodistas, los criterios y la metodología para obtener tales datos difieren entre las instituciones federales y estatales”.